El manglar, línea de unión entre el océano y el continente
My Press

Domingo, 23 de septiembre de 2018

El manglar, línea de unión entre el océano y el continente

  Paisajes en el litoral mexicano en riesgo por actividad humana

Publicado en: Ciudad de México, México, el por

Los manglares corresponden a formaciones vegetales arbóreas distribuidas en la franja costera del territorio nacional en una gran diversidad de ambientes ecológicos y ecosistemas influidos por las mareas y los ríos al desembocar en el mar, como lagunas, estuarios, bahías y playas protegidas del oleaje. También, los manglares se pueden presentar a lo largo de los ríos de las planicies costeras, sobresaliendo de manera excepcional el Río San Pedro en la región de Tenosique, Tabasco, a más de 200 km de la desembocadura en el Golfo de México, es decir, forman una línea de unión entre el océano y el continente.

Este tipo de vegetación constituye un paisaje sobresaliente en el litoral mexicano que se percibe popularmente como un ambiente misterioso inconfundible por la dominancia de árboles con raíces en forma de zancos que caracterizan a una de las especies (Rhizophora mangle) de la comunidad. Estas comunidades son muy apreciadas por los pescadores y recolectores de recursos animales de interés alimentario; K’aa’cheil, palabra maya cuyo significa es "monte en contacto con el mar".

Correspondiente a la interfaz mar - tierra donde se ubican los manglares, concurren otros ecosistemas con los que se interrelacionan de manera dinámica, formando un espacio costero integral muy significativo en la biodiversidad, en el flujo de energía y en la producción de recursos; estos son los arrecifes coralinos, las comunidades de pastos marinos, las dunas costeras y los humedales de agua dulce intercomunicados en este gran mosaico. A efecto de las acciones humanas, las cuales fragmentan y aíslan en superficies remanentes cada uno de dichos ecosistemas, se perderán los hábitats de las especies de la flora, fauna y de microorganismos como sustento de la vida, el flujo energético y la productividad de la región y en consecuencia la funcionalidad de los corredores ecológicos.

En 24 años (1981-2005) se estimó la pérdida de la superficie del manglar en cerca de ochenta y dos mil hectáreas en México, correspondientes a un 10% de la superficie actual

Para puntualizar los servicios ambientales suministrados por los manglares son numerosos y diversos; en materia de regulación depuran la calidad y almacenamiento de reservas del agua, protegen la línea costera ante tormentas tropicales y huracanes, mitigan las inundaciones y secuestran el carbono; favorecen la circulación de nutrientes, oxigenación y productividad primaria; constituyen nichos de refugio, alimentación y reproducción de una alta riqueza biológica además de incluir especies de interés comercial y especialmente en la pesquería (cultivo de camarón en granjas, entre otros); producen madera y alimentos como servicios de aprovisionamiento, fijan sedimentos y forman suelo que impide la erosión.

Definitivamente la recuperación de un manglar depende en gran medida de la rehabilitación hidrológica del sitio afectado, asunto complicado de restablecer como primer paso para la forestación o reforestación del paisaje costero. Evidentemente se requiere una política pública de desarrollo sustentable basada en el conocimiento integral de dichos ecosistemas y en la exigencia por parte de la sociedad civil y las instituciones, en el sentido de iniciar con un diagnóstico orientado hacia una manifestación de impacto ambiental verificable por autoridades técnicas y científicas de la materia, garantizando el desarrollo de proyectos en armonía con el paisaje natural.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

Expertos en criptomonedas y blockchain opinan de actualidad y desafíos

Instagram anuncia actualizaciones de compra

El nuevo iPhone Xs llega a México

Cartera de criptomonedas con inversión diversificada

¿Te gustó el contenido?