Estrés de gestantes predispone a bebés al desarrollo de enfermedades
My Press

Lunes, 17 de diciembre de 2018

Estrés de gestantes predispone a bebés al desarrollo de enfermedades

  Ansiedad, depresión, desórdenes alimenticios, diabetes tipo 2, obesidad, incluso cáncer

Publicado en: Guadalajara, Jalisco, el por

Cuando el cuerpo percibe a través de alguno de los sentidos una amenaza, activa la respuesta al estrés, que a su vez desencadena muchos sistemas en el cerebro: el ritmo cardiaco se elevará, la presión sanguínea se incrementará, los niveles de glucosa, el azúcar en el cuerpo también (de 100 a 160); de igual manera aumentan los niveles de ansiedad y miedo; locomoción, conocimiento y memoria cambiarán. Numerosos sistemas del cerebro y el cuerpo se modificarán a fin de superar y sobrevivir el reto. "Activar este sistema saca de balance a casi todos los sistemas de tu cuerpo: ¿es esto bueno, saludable? Sí, lo es. La respuesta al estrés es una respuesta de sobrevivencia", aseguró Alon Chen, director del Instituto Max Planck de Psiquiatría y presidente del Instituto Weizmann de Ciencias (a partir de diciembre de 2019). Pero, ¿podría el estrés de gestantes predispone a bebés al desarrollo de enfermedades?

Una vez que pasa el peligro, el sistema debe apagarse, todos los sistemas deben volver al estado inicial estable, restaurar la homeostasis; y ésta es una parte muy importante de la respuesta al estrés, pues no solo se trata de activarse para sobrevivir, también de apagar la respuesta y devolverla a la condición estable. "Y esto es muy importante. Una de las teorías más importantes en el campo es que las personas incapaces de controlarlo, de apagar la respuesta al estrés y devolver el sistema al estadio estable, comienzan a desarrollar enfermedades relacionadas con el estrés", dijo Chen durante su conferencia durante el segundo día de actividades de la XXXII Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL 2018). Existe evidencia de la relación entre el estrés no controlado y el desarrollo de enfermedades como ansiedad, depresión, estrés postraumático, desórdenes alimenticios, diabetes tipo 2, obesidad, así como enfermedades cardiacas, inmunes o reproductivas, inclusive cáncer.

"¿Cuál es el problema? Estamos lidiando con datos provenientes de grandes poblaciones. Si trabajas en un ambiente muy estresante, como un controlador de tráfico aeroportuario, las posibilidades de que desarrolles depresión o diabetes tipo 2 son porcentualmente más altas. Y esto se repite en muchas enfermedades, incluso cáncer. Lo que no estamos tomando en cuenta es un entendimiento mecanicista; pregunta es ¿por qué?"; y de ahí la importancia de la ciencia básica o traslacional en torno a estos temas sobre la respuesta del cerebro y el organismo en su conjunto ante el estrés, según enfatizó el biólogo israelí. Además planteó preguntas más específicas: "¿Por qué dos personas expuestas al mismo trauma o estrés, pero no necesariamente ambas desarrollarán trastorno de estrés postraumático? ¿Por qué algunas personas son más resistentes, están expuestas a estrés todo el tiempo y son felices; mientras otras son vulnerables, susceptibles a desarrollar una enfermedad?".

Para entender el estrés, destacó el doctor en neurobiología, es preciso tomar en cuenta el factor ambiental: lo que comemos, bebemos, fumamos, respiramos, etc; "Y muchas veces la respuesta a diferentes cosas en el ambiente no causa ningún tipo de enfermedades; sin embargo muchos de nosotros, de hecho, la mayoría, poseemos predisposiciones genéticas, cambios pequeñísimos en el ADN, los cuales nos hacen vulnerables, susceptibles a desarrollar una enfermedad cuando estemos expuestos a un ambiente adverso". También, bromeó al respecto: "No siempre es nuestra culpa, lo tenemos en nuestros genes, por lo tanto definitivamente podemos culpar a nuestros padres". Esto se da a través de diversos mecanismos conocidos con el nombre epigenéticos, es decir, aquellos capaces de regular la expresión de los genes sin cambiar la secuencia del ADN; se originan a raíz de la interacción entre influencias genéticas y ambientales determinantes de un fenotipo; "se da toda suerte de modificaciones químicas, sin alterar las letras del código genético".

El doctor Alon precisó: "El estrés viene en diferentes formas y sabores, puede ser agudo, fuerte y traumático, crónico mas leve, puede ser netamente psicológico (por un contrato a firmar, por un examen...), fisiológico; puede surgir a raíz de ver a alguien hacerse daño, por uno mismo quien está sufriendo algún daño o a causa del tráfico por las mañanas. Afecta a las personas en diferentes etapas de la vida, desde la infancia o la adolescencia, asimismo afecta a bebés, incluso a embriones". En este último caso, es la madre quien está expuesta al estrés, pero ella transmite el estrés al bebé. Actualmente el estrés en tal etapa de vida, tan temprana, es foco de atención para muchos investigadores, dedicados a entender cómo el estrés padecido durante la etapa embrionaria afecta al adulto, si el ser expuesto al estrés en el vientre materno puede aumentar las posibilidades de desarrollar determinadas enfermedades.

A fin de ejemplificar mencionó un caso hipotético: "Una mujer embarazada que vive en una zona de guerra constantemente envía al bebé en su vientre señales de alerta, las cuales programan el cerebro del producto a fin de prepararlo de la mejora manera posible para crecer y sobrevivir en el medioambiente donde se desarrollará una vez nazca. Ser rápido, ser pequeño, estar alerta en busca de peligros alrededor, estar vigilante en todo momento". Pero si este bebé se muda a un lugar donde no hay sirenas, misiles y demás, tiene una infancia normal, ¿qué pasa cuando llega a la edad escolar y debe permanecer quieto durante ocho horas escuchando a un profesor?. "Esta persona fue diseñada para estar siempre alerta, buscando posibles peligros, no a fin de estarse quieta durante ocho horas en una silla. ¿Cómo serán eventualmente diagnosticados estos niños?... Trastorno por déficit de atención e hiperactividad".

Lo anterior no significa que todos los niños con este trastorno hayan sido ocasionados por embarazos sometidos a estrés, pero sí demuestra cómo el diseño o la programación adecuada a un determinado ambiente puede tener consecuencias en la salud de la persona si una vez nacida no se desarrolla en ese ambiente para el cual fue programada. El estrés de gestantes predispone a bebés al desarrollo de enfermedades. Otro ejemplo es en una gestante cuyo embarazo se desarrolla con carencias nutricionales, con escasez de comida: su hijo podría eventualmente padecer obesidad o diabetes a causa de la programación para ahorrar y almacenar energía; "Su cuerpo está diseñando a fin de almacenar energía, en lugar de usar 50 por ciento de la energía y almacenar el resto como grasa, esa persona almacenará 70 por ciento y gastará 30 por ciento; esto será beneficioso al vivir en un área pobre, ayudará a ese bebé a sobrevivir mejor en su contexto". Alon Chen concluyó: "Esta etapa de programación es extremadamente importante en la manera que nos comportaremos más tarde en la vida".

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

Uso de smartphones y cómo afecta el cerebro

Alimentos que mejoran el rendimiento en el trabajo

Estrés: ¿por qué no afecta igual a todos?, ¿qué hacer para superarlo?

Enfermedades mentales, un tabú en las empresas

FIL 2018 Salud Enfermedades

¿Te gustó el contenido?