Marcas libres en un mercado con sobreoferta
My Press

Viernes, 17 de agosto de 2018

Marcas libres en un mercado con sobreoferta

  Una herramienta de las distribuidoras para competir con sus socios

Publicado en: Ciudad de México, el por

El comercio de mercancías en México ha sufrido incontables cambios en los últimos años. Las necesidades de una población cambiante y los nuevos canales de distribución han generado una oferta impresionante a la que los consumidores se enfrentan a diario. Aún con decenas de miles de productos a la venta, las cadenas de autoservicio, e-commerce y tiendas especializadas han optado por volver a ofertar bienes con marca libre.

Se denomina marca libre o private label a todos aquellos productos y servicios que se comercializan con el nombre del establecimiento que las vende, o una sub-marca de su propiedad. En la gran mayoría de los casos, estos productos son fabricados por terceros que, probablemente, ya surten a estos distribuidores con productos propios. Con estas marcas libres, las grandes cadenas suelen incrementan sus ganancias.

Esta práctica se popularizó en México desde hace varias décadas, pero pronto pasó a ser una práctica casi exclusiva de los negocios al mayoreo. Nuestro país es uno de los mejores ejemplos en los que estas marcas, de gran calidad pero menor costo, pueden proliferar y crecer a un ritmo que llega a incomodar o hasta sacar del mercado a marcas con gran presencia.

Las marcas libres son una herramienta con las que los distribuidores pretenden competir con los proveedores

Así, cadenas como Wal-Mart con Great Value, Chedraui con Selecto y Oxxo con Del Marqués ofrecen productos fabricados especialmente para competir directamente con sus propios proveedores. Usualmente, estos bienes se limitan a productos de la canasta básica o de grandes volúmenes, aunque otros retailers como Amazon con AmazonBasics ofrecen accesorios de PC, artículos de oficina y hasta artículos domésticos.

Además de los beneficios económicos y mercadológicos que la marca libre ofrece a los grandes almacenes, el cliente final también se beneficia con una mayor oferta, guerra de precios saludable y un producto de calidad.

Esto se logra gracias a los convenios que las tiendas tienen con los fabricantes o importadores, así como los altísimos estándares que solicitan para cada uno de los productos marca libre. Al final, estas corporaciones confían su nombre a terceros, y utilizan estrictos controles para llevar su marca, literalmente, hasta la cocina.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

Cajero automático de criptomonedas va en aumento

Chile y EEUU suscriben acuerdo de cooperación sobre ciberdefensa

Fintech el futuro de las remesas

México tiene su primer Mundial de Robótica

¿Te gustó el contenido?