Democracia y periodismo en Latinoamérica
My Press

Jueves, 15 de noviembre de 2018

Democracia y periodismo en Latinoamérica

  Periodistas se enfrentan a concentración de medios y agresiones

Publicado en: Ciudad de México, el por

En años recientes, el periodismo en México se ha visto afectado por las agresiones contra los comunicadores, la publicidad oficial recibida por grandes dueños, la poca o nula protección por parte del Gobierno, aunado a baja credibilidad y empatía de la sociedad. Todos, elementos que provocan fallas en la democracia a nivel internacional. Sin embargo, no es el único con esta problemática; otros periodistas latinoamericanos también se han enfrentado a estos problemas día a día.

Un ejemplo, Brasil, donde de acuerdo con el informe anual de la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF), la nación, "carece de un mecanismo nacional para la protección de periodistas en peligro". Aunado a esto se encuentran cuestiones de impunidad, corrupción e inestabilidad política; en 2016 cuando se destituyó a la presidenta Dilma Rousseff y entró al poder el actual mandatario Michel Temer. Al igual que en México, Brasil tiene un panorama periodístico basado en la concentración de medios, en las manos de grandes familias industriales con lazos en la clase política. Algunos dueños de la información son Globo, SBT, Bandeirantes, Record, Abril, Folha y RBS,

Dicha historia se repite en otros países latinoamericanos, como Argentina. Durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, existió una guerra mediática entre autoridades y algunos grupos de prensa. Si bien la llegada Mauricio Macri al poder trajo consigo un ambiente más calmado, la Ley de Medios aprobada en el 2009, se modificó. Esta legislación surgió para darle paso al pluralismo y garantizar una mejor distribución de frecuencias, no obstante, Macri decidió modificarla a favor de la concentración de los medios, en donde grandes periódicos, por ejemplo, el Clarín, se han visto beneficiados.

Sin estar en guerra, México se ha convertido en una de las naciones más violentas para ejercer el periodismo, ubicado casi después de Siria; actualmente en conflicto. Y, no es el único. Desde la llegada al poder del presidente Nicolás Maduro, Venezuela se ha enfrentado a una fuerte crisis económica, provocando así diversas protestas a lo largo de la entidad. De acuerdo con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) de Venezuela, del 1 de enero al 30 de abril del 2017 se registraron más de 200 agresiones a reporteros y periodistas. Censura y violencia son elementos que han marcado al gobierno de Maduro, debido a la prohibición a los medios de cubrir acontecimientos de Venezuela.

Países latinoamericanos como Brasil, Argentina, Colombia y Venezuela tienen conflictos similares en cuanto a la libertad de expresión

Algunos sitios de información en Internet y radiofónicos cerrados por el gobierno han sido: Hit 90.7FM, Studio 92.1, Punto Fijo Stereo 90.3 y Jet; VivoPlay y VPI TV, son también canales online de noticias bloqueados por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, e inclusive ha interrumpido la señal de Capitolio TV. Todos ellos cubrieron las manifestaciones en contra del mandato de Maduro.

La situación venezolana recuerda a los constantes ataques vividos por diferentes medios mexicanos, que atentan contra la democracia. En 2015, el semanario Proceso se vio afectado debido a una ataque cibernético, el cual señalaron inició desde el proceso electoral del 7 de junio. Otro medio fue el sitio Aristegui Noticias en el 2015, cuando sufrió un doble atentado unas horas antes de difundir el reportaje "Fueron los federales" sobre la masacre de Apatzingán.

Por otro lado, Colombia también sufre estragos por los conflictos internos, como lo fue la guerrilla con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) antes de la firma de los acuerdos de paz entre ambos bandos. Según RSF, "los periodistas colombianos aún se enfrentan a la amenaza permanente de las bandas criminales formadas por paramilitares, implicadas en el tráfico de drogas". No obstante, tanto el gobierno de Juan Manuel Santos y los periodistas colombianos tienen en la mira a otro grupo, el Ejército de Liberación Nacional, tras el secuestro y liberación de dos periodistas holandeses en el verano del 2017.

Tan solo hace una semana, un equipo de informadores ecuatorianos del medio El Comercio, fue secuestrado por un grupo de disidentes de las FARC; aunque se sabe que están con vida, no son solo un blanco del gobierno, sino también del crimen organizado.

México no está tan alejado de esa realidad. En 2017, según datos de Artículo 19, se documentaron 507 agresiones contra periodistas y 12 asesinatos; hace unos días, se conoció sobre el homicidio del periodista Leobardo Vázquez en Veracruz, uno de los Estados más peligrosos. América Latina es de los principales focos rojos para ejercer el periodismo y los factores que propician fallas en la democracia se expanden a otros lugares del mundo.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

Amazon tendrá dos nuevas sedes, en New York y en Virginia

Harley-Davidson lanza en 2019 su primer vehículo eléctrico

Donald Trump estalla contra Macron en Twitter

Stan Lee presenta... el deceso de un ídolo de Marvel

Democracia Periodismo Latinoamérica

¿Te gustó el contenido?