La controversial actividad cinegética
My Press

Domingo, 18 de noviembre de 2018

La controversial actividad cinegética

  Argumentan que la caza es la clave en la conservación de las especies

Publicado en: Ciudad de México, el por

En pleno siglo XXI, los animales llegaron a ocupar un lugar privilegiado en las familias y ya cobran mayor importancia en la sociedad civil. De manera recurrente, los seres humanos se unen a campañas en contra del maltrato animal, explotación, crueldad en la industria alimentaria y cosmética. La actividad cinegética resulta controversial, porque la cacería, no tiene simpatía del ciudadano común y desinformado.

Como actividad, la caza recibe rechazo por parte de ecologistas y conservacionistas, protectores de animales; y se ignora los beneficios con impacto económico y ecológico que atrae. Edgar Wenzel López, presidente adjunto de la Federación Mexicana de Caza, habló con My Press durante el Congreso Internacional de Recursos Naturales, Tabasco 2018 del Coirenat, y compartió la manera en cómo la comunidad científica comienza a entender la manera en que la actividad cinegética ayuda en la conservación de las especies.

La Federación Mexicana de Caza (Femeca), comenzó labores en 2008. "Entendimos que la parte fundamental para ayudar a la conservación es la educación. Nos asociamos a la Internacional Hunter Education Association (Asociación Internacional para Educación de Cazadores, IHEA sus siglas en inglés). Para educar a los cazadores volviéndolos más responsables, más éticos y que conozcan las leyes de caza, sus derechos y obligaciones", informó Wenzel López.

Caza controlada y responsable, es una forma totalmente comprobada en todo el mundo, de la conservación de la vida silvestre

Popularmente, se tiene la visión errónea de la actividad cinegética no controlada y cacería despiadada. Desde el inicio de la humanidad, a la par, existe la caza. Edgar Wenzel López retoma la visión de la paleontología sobre el crecimiento del cerebro humano, "desde que el hombre es hombre, y luego de ser agricultor, empezó a cazar en equipo y comer esa carne", señaló. En México, en dicha tradición prehispánica, veían a la cacería como un rito sagrado muy particular.

Según la Federación Mexicana de Caza, la actividad cinegética va de la mano con la ciencia, y la conservación de la vida silvestre, no solamente recae en la parte científica. "La caza controlada y responsable, es una forma totalmente comprobada en todo el mundo, de la conservación de la vida silvestre. En los países donde han prohibido la cacería regulada, están en extinción muchísimas especies, porque simplemente el ecoturismo y safaris fotográficos, no generan suficiente dinero para poder ayudar a la conservación y cuidado", explicó Edgar Wenzel.

Kenia, por ejemplo, es un caso de cacería furtiva. En 1970, existían aproximadamente 60 mil rinocerontes; para 2017, el censo reportó mil 253. "El cuerno de rinoceronte, gramo por gramo, es en el momento lo más caro que existe… Ni la cocaína, diamantes, oro; vale más", dijo el vicepresidente de la Federación Mexicana de Caza. Añadió, "donde no hay aprovechamiento, hay extinción".

Tres casos particulares en Sudáfrica, Zimbabue y Namibia, es la sobrepoblación de elefantes. Estos países africanos los han cuidado y creció exponencialmente la fauna, al punto de movilizar al gobierno, prácticamente "obligado", a hacer capas o quitas de población, porque acaban con cultivos, árboles y el entorno en general.

Actividad cinegética es una forma de controlar la capacidad de carga de cualquier área, como puede ser la hambruna, enfermedades, sequías, depredadores, y es también la caza regulada; finalmente le van a quitar la cantidad de especies que sobran.

Wenzel López analiza una pasta donde hay ganado: "En una hectárea pueden meter una vaca y durar tres meses con comida; pero si meten 100 vacas, se van a acabar el pasto en 15 días y morirán de hambre. Por este motivo, deben dejar la cantidad idónea de ganado para que no mueran de hambre. Lo mismo pasa con la fauna; cuando ya no caben, los machos viejos empiezan a desplazar a los jóvenes de las zonas donde viven y estos se van a las zonas urbanas".

Cazar no sería lo mismo que matar por matar. La controversial actividad cinegética, trabaja con normas y periodos estipulados por el gobierno para realizar esta práctica de una manera controlada, con derrama económica para pobladores locales y carne que llega a comunidades en situación de hambruna. La cacería, en mancuerna con la ciencia, ayudaría a la conservación de las especies y equilibrio de la vida silvestre.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

Ganadores de los Premios a la Innovación CES 2019

Incendios forestales en California y el cambio climático

Exoesqueletos, agujeros de gusano y vida extraterrestre en Marvel

Facebook corrige error para cuidar la privacidad de sus usuarios

Coirenat Medio ambiente Comercio

¿Te gustó el contenido?