Dime qué smartphone llevas y te diré quién eres

Ciudad de México  

Android jamás logrará establecer un estatus social como el de Apple

 

Actualmente, nos guste o no, el smartphone que cargamos es un símbolo de estatus social. En este sentido, en el mercado es posible adquirir modelos desde 1,299 pesos como algunos dispositivos Alcatel, hasta modelos que equiparan en precio al enganche de un vehículo como el iPhone 11 Pro Max, llegando a los 31 mil pesos mexicanos.

Desde que la sociedad tiene memoria se han establecido pautas en función de calcular el estatus social de las personas, desde la ropa que visten hasta la zona donde residen; ahora los smartphones se suman a esta lista. Independientemente del nivel socioeconómico del usuario, ahora resulta cada vez más fácil adquirir un celular de gama alta, por ejemplo, en compañías como AT&T puedes conseguir el iPhone 11 Pro Max de 64 gigabytes desde 415 pesos al mes, contratando un plan tarifario de 36 meses.

Esto significa, el usuario terminará de pagar su smartphone dentro de tres años, lapso en el cual muy probablemente se lancen dos o tres modelos más de iPhone. Asimismo, la percepción social depende de innumerables factores psicológicos, antropológicos y sociológicos, ya que esta percepción no es la misma en Latinoamérica que en África, por ejemplo. En este sentido, en Occidente se establecen tres puntos cruciales que se entrelazan para alcanzar un estatus social alto: lujo, dinero y productos exclusivos.

Según informes de International Bussines Insider, el teléfono inteligente desbancó a la ropa como el principal símbolo de estatus social; asimismo, los millennials prefieren un iPhone a un Samsung por percibir el sistema operativo Android como inferior. En este sentido, Inquirer muestra, el 60 por ciento de los hombres y el 30 por ciento de las mujeres aseveran, un smartphone es uno de los primeros objetos que condicionan el cómo nos percibirá la sociedad.

Así que la palabra mágica es "percibir". Imaginemos un escenario como el famoso juego "Adivina quién": nos describen a un exitoso CEO de una empresa, o a una celebridad de Hollywood y nos preguntan "¿Qué celular lleva el personaje?", instantáneamente pensamos en un iPhone. Este tipo de ejercicios de configuración lingüística muestran el verdadero mercado de compañías como Apple: vender estatus.

Pero, ¿por qué Android no da estatus social? Hoy en día, modelos con sistema operativo Android superan en mejoras a los modelos con iOS, por ejemplo, el Huawei P30 Pro cuenta con la mejor cámara para smartphones del mercado y, a la fecha todavía no se declara al nuevo iPhone 11 como competencia en materia de calidad en las fotografías, y aún así su precio se encuentra 10 mil pesos abajo.

Otro ejemplo, aún más concreto, es el de la modelo Emily Ratajkowski. Durante 2018, la modelo fue imagen promocional de OnePlus y protagonizó un controversial vídeo donde explicaba las características de la tecnología Dash Charge. En este sentido, el marketing de la empresa tiene como target a jóvenes de género masculino interesados en la tecnología, por ello no resulta para nada gratuita su elección de imagen para la marca. No obstante, mientras que por un lado la modelo promocionaba estos teléfonos inteligentes chinos, por otro subía selfies a sus redes sociales tomadas directamente desde su iPhone.

De esta manera, no importa qué tan innovador sea un smartphone o qué tan buen marketing pueda conseguir, Android jamás logrará establecer un estatus social como el de Apple, ya que cuando compras un iPhone, no solo compras el celular, sino compras la exclusividad, es decir, tendrás un producto nuevo y exclusivo durante un año, a comparación de los modelos con sistema operativo Android, que presenta dispositivos nuevos casi cada mes.

 

SmartphoneAppleSociedad

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad



 

Publicaciones más recientes

 

Comunicados de empresas

PRNewswire