¿Por qué los conciertos combaten la depresión?

Ciudad de México  

La felicidad y actividad física en los conciertos fomentan una buena salud

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), describe a la depresión como una enfermedad frecuente en todo el mundo, y el cálculo mundial de afectados es de "más de 300 millones de personas". Aunque esta se muestra con variaciones en el estado de ánimo, también se manifiesta diferenciada de persona a persona hacia "las respuestas emocionales breves a los problemas de la vida cotidiana", señala OMS. Los conciertos y el entretenimiento, podrían ayudar a amortiguar los síntomas y contribuir en el individuo para levantar el ánimo.

Aún no se tiene conocimiento de la época exacta de la creación de los conciertos como manifestación artística y promotora de emociones y sentimientos en el ser humano. Los libros de historia ubican a la Edad Media como el momento en donde los malabaristas empleaban instrumentos y voces, para divertir al pueblo. Otros documentos hablan de Italia, señalado por ser el país donde en el siglo XVI, se establecieron los conciertos tal cual hoy se conocen: una manifestación lúdica.

Para combatir la depresión, las entidades de salud encabezadas por OMS, recomiendan una dieta balanceada; rica en frutas y verduras, dormir bien, beber las cantidades de agua requeridas por cada persona conforme a su edad y peso corporal, además de ejercicio y actividad física. Por tal motivo, los conciertos aparecen como una opción divertida para combatir la depresión; no es un tratamiento si ya se padece de esta enfermedad, la cual, "puede convertirse en un problema de salud serio", revela la Organización Mundial de la Salud.

Muchas personas con depresión, "a menudo no son correctamente diagnosticadas, mientras que otras que en realidad no la padecen, a menudo se diagnostican erróneamente y son tratadas con antidepresivos". Sobre el efecto antidepresivo de los conciertos, la finalidad del entretenimiento es provocar felicidad, la que OMS también relaciona con un estilo de vida placentero, "la felicidad, la salud y el bienestar están estrechamente unidos".

A nivel espiritual, el ser humano activa todos sus sentidos en un concierto. La música estimula la felicidad, provoca emociones cargadas de serotonina y dopamina, lo que se traduce a la química del amor; amor por la música y la diversión, mientras ayuda a combatir la depresión. Un estudio llamado "If you’re happy and you know it: Music engagement and subjective wellbeing (Si eres feliz y lo sabes: el compromiso de la música y el bienestar subjetivo)", con el crédito de SAGE journals, comprobó por medio de un grupo de personas, que, "quienes están en contacto con la música y los conciertos, tienen una mejor calidad de vida y se sienten satisfechos con esta".

De esta manera, asistir a conciertos puede hacer la diferencia entre sentirse deprimido a estar deprimido. Lo principal es una consulta médica experta para determinar si se padece depresión y recibir un tratamiento acorde. Por lo pronto, los conciertos serían una buena opción para regalarse unas horas de felicidad, actividad física, interacción social y así poder llegar a combatir la depresión.

 

SaludEntretenimientosDepresión

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad



 

Publicaciones más recientes

 

Comunicados de empresas

PRNewswire