Los múltiples factores de la mala digestión

Ciudad de México  

Problemas digestivos estarían relacionados con el estrés laboral, dietas carentes de fibra y ausencia de probióticos

 

En pleno siglo XXI la humanidad aún no conoce qué es la mala digestión y el porqué se origina. Dentro de los múltiples factores que afectan el proceso digestivo, se encuentra el estrés. Las personas estresadas padecen síntomas digestivos que consideran como "normales" estar inflamados, padecer gases y diarrea. Las dietas bajas en fibra y agua, también actúan como causantes de estos trastornos en el organismo.

Así como el estrés es detonante de múltiples enfermedades, cuando este se origina en el trabajo, ejerce una presión superior en el individuo. Por tal motivo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), redacta en su informe más reciente sobre ‘Protección de la Salud de los Trabajadores’, las alteraciones que padece un empleado y cómo puede llegar a sufrir "angustia e irritabilidad, dificultad para dormir, cardiopatías y los trastornos digestivos", señalan.

Dispepsia, el término para llamar al trastorno digestivo, la padecen al menos el 70 por ciento de la población mundial, aunque las cifras de atención oportuna de estos malestares son bajas, puesto que la automedicación es la primera medida que toman los individuos quienes buscan curar los síntomas, y de esta forma, ignorar el tratamiento médico idóneo para detener el mal de raíz, argumenta el sector médico.

Hay múltiples factores que atentan contra la digestión, después del estrés, está la ansiedad al comer. Ingerir alimentos en un tiempo menor a 30 minutos, afecta directamente al estómago y sus procesos digestivos, porque la hormona leptina, encargada de regular el apetito, no se informa de la ingesta; no envía señales al cerebro y de esta forma no se puede controlar la ansiedad. La comida debe masticarse muy bien y evitar hablar mientras se come, pues el aire, al ingresar al saco gástrico, lo primero que provoca es gases aunado a dolor abdominal.

Al masticar suficientes veces el alimento, menor trabajo hará el aparato digestivo e insumirá mínimo consumo de energía. Sentirse cansado al terminar de comer, se debe al proceso digestivo pesado por lo que mayor cantidad de sangre se ubica en el estómago mientras digiere cada comida.

Otro causante de la mala digestión es la escasez de flora intestinal, compuesta por bacterias benéficas. El consumo regular de probióticos como kombucha, kéfir o simple yogur natural, ayudará a mantener la microbiota intestinal en óptimas condiciones y se lograrán procesos digestivos más rápidos y satisfactorios.

No ingerir alimento o ayuno superior a 4 horas, también actúa como un villano digestivo y por ende, de la mala digestión. Así como el ritmo circadiano del sueño y el buen dormir, las comidas requieren de ciclos diarios y sincronizados que aviven las funciones digestivas de manera natural.

Cada ser humano reacciona diferente a ciertos grupos de alimentos, aunque el común denominador de una persona sana sin problemas de mala digestión, radica en la disciplina de sus comidas y el respeto a estos lapsos para alimentarse; además del consumo equilibrado de todos los grupos alimenticios con abundantes porciones de fruta y vegetales, fuentes naturales de fibra, uno de los múltiples factores de la mala digestión. La OMS recomienda mitigar el estrés laboral, para así evitar caer en padecimientos graves de salud, como lo son los trastornos digestivos.

 

SaludLaboralEnfermedades

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad



 

Publicaciones más recientes

 

Comunicados de empresas

PRNewswire