Dificultades para obtener el estímulo fiscal EFIARTES

Ciudad de México  

Autor:

Pixabay

La consecución de empresa aportante sigue siendo uno de los más difíciles pasos para aspirar a este estímulo

 

Febrero de 2020 ha iniciado y muchos artistas sabemos lo que significa eso: el lanzamiento, en marzo, de la convocatoria más importante de creación artística actualmente en nuestro país, el EFIARTES.

La convocatoria de la cual hago mención nos dice en su página oficial que es "un beneficio que se otorga a la creación y producción de las diferentes artes, como son las artes visuales, la danza, la música y el teatro, consistente en aplicar un crédito fiscal por el monto aportado por un contribuyente del Impuesto sobre la Renta (ISR) a un proyecto de inversión", y ciertamente a lo largo de los años del inicio del programa nos hemos dado cuenta del aumento de la producción artística.

No hace muchos años que este estímulo fiscal apoyaba sólo al cine a través de el programa EFICINE, que posteriormente y gracias a la presión del gremio teatral se extendió a las artes escénicas para beneficiarse con un programa similar. Hoy en día, todas las artes están contempladas para recibir este estímulo. Sin embargo, no sólo es necesario presentar un muy buen proyecto artístico para ser uno de los beneficiarios. Eso es nada más el principio. El verdadero reto radica en que cada postulante debe por su cuenta conseguir la empresa que aportará (a partir de un crédito fiscal) el monto necesario para el desarrollo del proyecto.

Compañías independientes interesadas en participar en la convocatoria sufren, en su mayoría. el hecho de no tener acceso a las grandes empresas capaces de aportar hasta2 millones de pesos para, por ejemplo, un proyecto escénico. Si bien, hay compañías pequeñas sorteando esta situación, en realidad son muy pocas. Seguimos viendo al paso de los años como se repiten los mismos productores beneficiados por este estímulo.

Productores de espectáculos de mediano o grande formato con los contactos suficientes para acercarse a las empresas y presentar un proyecto que además, en muchas ocasiones, cuenta con los actores de moda (no menospreciando su trabajo, aclaro), o con creadores escénicos con una amplia trayectoria y reconocidos en el gremio. Un artista escénico sin contactos en el mundo empresarial tiene bastantes desventajas ante los productores posicionados y reconocidos.

No obstante, existen alternativas. Dentro del argot de los EFI existe una figura muy reconocida, los brokers, agentes con contactos en diversas empresas quienes, de gustarles, pueden recibir tu proyecto para su evaluación. Pero conseguir un broker no es tarea sencilla. Uno puede pasar horas navegando en internet tratando de encontrar a alguien interesado en mover tu proyecto y no tener éxito; en otras ocasiones, las condiciones impuestas por el broker van mucho más allá de cobrar un porcentaje del recurso conseguido; existen personas quienes con el pretexto de haber sido los gestores de los recursos con las empresas solicitan el reconocimiento como coproductores del espectáculo, cuando representa el 5% del recurso conseguido (algunos más, algunos menos), la comisión estándar cobrada por este servicio. Además, el pago a un broker no puede ser considerado dentro del presupuesto del proyecto. Por esto mismo es muy importante leer a conciencia los contratos para la adquisición de este servicio.

A menos de un mes del lanzamiento de la convocatoria, la gestión de los brokers debe estar para estas fechas a toda marcha. Y si aún no tienes a uno de estos gestores o algunos contactos en el mundo empresarial será mejor empezar a trabajar, y rápido. Porque aun siendo compañías independientes es importante tener presente que el recurso ahí está y que es para todos en función de obtener el EFIARTES.

 

EconomíaMéxicoarte

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad



 

Publicaciones más recientes

 

Comunicados de empresas

PRNewswire