Sundar Pichai fue cuestionado en el Congreso por sesgo anticonservador
My Press

Martes, 19 de febrero de 2019

Sundar Pichai fue cuestionado en el Congreso por sesgo anticonservador

  Entre otras, cuestiones legítimas son la injerencia extranjera en conversación política y la protección de datos, destacó el demócrata

Publicado en: Guadalajara, Jalisco, el por

Pichai Sundarajan, popularmente conocido el nombre de Sundar Pichai y por ser el director ejecutivo de Google, compareció el martes 11 de diciembre de 2018 ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos, en una audiencia sobre transparencia y rendición de cuentas cuyo propósito era examinar el uso de recolección de datos y las prácticas de filtrado ejecutados por la empresa fundada en 1998 por Larry Page y Sergey Brin. Las declaraciones iniciales estuvieron a cargo de los congresistas Kevin Owen McCarthy, Robert William Goodlatte y Jerrold Lewis Nadler; por último, presentó su primer testimonio el indio que desde 2015 dirige Google. Cabe destacar que, en tanto McCarthy y Goodlatte hicieron referencia al sesgo anticonservador de las grandes empresas tecnológicas (big techs) cual si fuera un hecho consabido, Nadler describió tal sesgo en términos de mera propaganda derechista.

Kevin Owen McCarthy, el republicano líder de la mayoría de la Cámara desde 2014 y representante de Estados Unidos para el XXIII distrito congresional de California desde 2013, recordó: "Según el Wall Street Journal, 99 por ciento de todas las búsquedas en internet se llevan a cabo en Google. Eso es poder y viene con responsabilidad". Sobre la pertinencia de la audiencia, comentó: "Era necesaria a causa de la creciente brecha de confianza entre empresas tecnológicas y los estadounidenses. A fin de que la economía nacional se fortalezca, las personas deben poder confiar en las compañías del siglo XXI. Hoy podremos aliviar algunas de esas preocupaciones con transparencia y franqueza". Puntualizó la necesidad de certeza en cuanto a tres puntos: 1) si Google se compromete con los ideales de libre mercado, competencia y emprendimiento; 2) si hay algún sesgo político propio de la fuerza laboral de Google se aplica a sus productos; 3) si la empresa está a la altura de las convicciones estadounidenses de libre expresión y derechos humanos cuando trata con gobiernos extranjeros.

"Se reporta que Google está desarrollando un buscador censurado en conjunto con el Partido Comunista de China. Asimismo desarrolla tecnología de nueva generación en territorio chino con firmas como Tencent, tecnología considerada prioridad nacional por la administración. Estas noticias plantean una posibilidad preocupante: que Google esté siendo usado para fortalecer el sistema chino de vigilancia, represión y control", aseguró McCarthy. Y recordó que en 2010 Google se retiró de China ante peticiones del Gobierno chino relacionadas con la censura de resultados, argumentó que eso atentaba contra su compromiso en pro de un Internet libre y abierto. Finalizó su intervención con preguntas: "¿las empresas tecnológicas estadounidenses sirven a manera de instrumentos de libertad o de control?, ¿cumplen la promesa de la era digital?, ¿fomentan la causa de autogobierno o funcionan como instrumentos de manipulación usadas por poderosos intereses y gobiernos extranjeros para robarle a las personas poder, voluntad y dignidad?".

Robert William Goodlatte, republicano y actual presidente del Comité Judicial de la Cámara, expuso: "La cantidad de información sobre los usuarios recopilada por Google podría incluso sonrojar a la Agencia de Seguridad Estadounidense. Claro que cuando los usuarios aceptan los términos de uso dan su consentimiento para tales recolecciones de datos. Mas considero justo decir la mayoría de los estadounidenses no tienen idea del volumen de información detallada recolectada". En otro tema: "El pueblo estadounidense tiene derecho a saber qué tipo de información no obtienen cuando realizan búsquedas en Internet. El mercado funciona mejor cuando información sobre productos y servicios es fácilmente accesible". Para contextualizar, citó un estudio de la Universidad de Vanderbilt, donde se presentaron datos como: "un celular inmóvil e inactivo con Chrome activo en segundo plano comunica a Google información sobre ubicación 340 veces en un periodo de 24 horas o un promedio de 40 comunicaciones por hora".

Goodlatte fue aún más allá y trajo a colación: "La impactante cantidad de información que Google recolecta a través de los teléfonos fue recientemente presentada en Good Morning America: un celular Android sin tarjeta SIM y sin conexión a Internet recoleta los movimientos del dispositivo e incluso identifica la vía de transporte (subterráneo o bicicleta), mediante 10 lecturas por minuto de un sensor". En términos más conciliatorios, declaró: "Google es muchas cosas: uno de los recolectores de datos más grandes de la historia de la humanidad; un anunciante que puede conseguirle el producto adecuado al cliente adecuado en el momento preciso; un gigante de Internet, director de más de 3.5 mil millones de búsquedas al día. Google es la historia del sueño estadounidense". Empero insistió: "La mera sospecha de que Google manipula sus productos o herramientas para su propio beneficio o incluso propósitos políticos plantea serias preocupaciones sobre sus prácticas empresariales, su impacto en la libertad de expresión y nuestros procesos democráticos".

Ciertamente existen legítimos cuestionamientos sobre moderación de contenidos y la protección de la privacidad de los usuarios, concedió Jerrold Lewis Nadler, demócrata y representante del X distrito 10 del Congreso de Nueva York desde 1992; sin embargo también dedicó parte de su intervención a tratar un "asunto ilegítimo", a saber: "... la fantasía soñada por algunos conservadores en donde Google y otras plataformas en línea mantienen un sesgo anticonservador. Ninguna evidencia creíble sustenta esta teoría conspirativa de derecha. Tengo pocas dudas de que mis colegas republicanos gastarán mucho de su tiempo en presentar una larga lista de anécdotas y declaraciones descontextualizadas hechas por empleados de Google como supuesta evidencia de un sesgo anticonservador; pero nada de ello lo convertirá en una realidad". Así concluyó el tema: "... esta propaganda libre de hechos [sólo] ayuda a generar desconfianza. Incluso si Google estuviera discriminando los puntos de vista conservadores, al igual que Fox News y Sinclair Broadcast Group lo hace respecto a puntos de vista liberales, hacerlo sería su derecho en tanto compañía privada".

En contraste a ese supuesto sesgo anticonservador de las big techs (o mera propaganda derechista, en palabras de Nadler), el demócrata destacó la importancia de tratar otros temas, particularmente: qué está haciendo Google para evitar poderes extranjeros usen sus plataformas con el objetivo de difundir información falsa destinada a dañar la conversación política; cómo Google hace cumplir normas de la comunidad que prohíben racismo o amenazas intolerantes y otras conductas inapropiadas; examinar políticas y prácticas a fin de asegurar otras compañías sean capaces de competir en un mercado justo y abierto; la cantidad de material pirata disponible en Google y otras plataformas a expensas de contenidos legítimos; saber qué hace Google para proteger la privacidad de los datos de los usuarios.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

SAP ofrece soluciones para los retos de la economía digital, ¿cómo funciona?

Universidad Ibero presenta proyecto para apoyar a las Pymes mexicanas

SAP C/4HANA, solución diseñada para modernizar la economía digital

Piden en Reino Unido a Facebook poner fin a difusión de información falsa

Empresas Estados Unidos Tecnología

¿Te gustó el contenido?