Después de frenar a Amazon, Nueva York busca controlar avance de ride-hailing

Ciudad de México  

Autor:

40% de los conductores tienen ingresos tan bajos que califican para Medicaid y aproximadamente 18% califica para cupones de alimentos

 

Según información del New York Times, tras ganar la batalla contra la construcción de una nueva sede de Amazonen Queens, ahora Nueva York retoma con más bríos su lucha contra la gigante tecnológica, Uber. En su campaña para contener el avance de Uber, la ciudad argumenta el incremento de la congestión vialy los salarios indignos asignados por la empresa a sus conductores. Durante el verano de 2018, el alcalde Bill de Blasio aprobó un límite para el número de vehículos que otorgan servicios de viajes compartidos (ride-hailing) en la ciudad.

Nueva York se convirtió en 2018 en la primera ciudad estadounidense en ponerle un alto al auge de Uber, gracias a ese límite que originalmente duraría un año, mientras la ciudad analizaba el auge los servicios de ride-hailing y cómo estos afectan la movilidad y otros aspectos. Al presentar De Blasio una iniciativa para ampliar el límite de un año aprobado en 2018 y hacerlo permanente, Uber interpuso una demanda contra la ciudad con el propósito de anular la ley. La compañía dirigida por Dara Khosrowshahi argumenta que las limitaciones impuestas a la firma perjudican a los neoyorquinos, particularmente fuera de Manhattan, donde las opciones de transporte son menos.

Por su parte, Lyft, el principal competidor de Uber en territorio neoyorquino, interpuso una demanda cuyo fin es frenar las legislaciones destinadas a aumentar el pago de los conductores; Uber se manifiesta de acuerdo con las modificaciones relativas a los pagos justos para los conductores. Uber y Lyft luchan entre sí por el dominio de los prósperos mercados de bicicletas de Nueva York: Lyft compró Motivate(compañía operada por CitiBike); Uber compró otra compañía de bicicletas llamada Jumpy comenzó a ofrecer bicicletas eléctricas en Bronx y Staten Island.

Mientras algunos líderes empresariales comparten sus preocupaciones de que la decisión de Amazon de abandonar su acuerdo con Nueva Yorkpueda dañar la imagen de la ciudad como un centro tecnológico, las autoridades locales reiteran que la lucha por controlar el avance de empresas como Uber y Lyft es una cuestión estrictamente de movilidad sustentable y salarios justos para los conductores. Además, el éxito de los servicios de ride-hailingen la ciudad afecta a los tradicionales taxis amarillos y al transporte público.

 

EmpresasNegociosMovilidad

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad