Celebrar con el equipo de trabajo mejora las relaciones en empresas
My Press

Martes, 18 de diciembre de 2018

Celebrar con el equipo de trabajo mejora las relaciones en empresas

  Genera sentido de pertenencia y fortalece relaciones interpersonales

Publicado en: Ciudad de México , el por

Los seres humanos buscamos sentirnos orgullosos de nuestros logros y compartirlos con otras personas; queremos sentir pasión por nuestro trabajo, motivación para plantearnos objetivos más altos y alegría por pertenecer a un grupo.

Así como sucede en la vida personal, lo mismo pasa dentro de las organizaciones, de esta manera se fortalecen las relaciones interpersonales y se crea un sentido de familia o equipo.

Generalmente cuando pensamos en "celebración" viene a nuestra mente la palabra "fiesta" y, a veces se acompaña de baja productividad, de "gastos innecesarios" y tiempo perdido. Este es un paradigma que muchas organizaciones han ido abatiendo al construir culturas enfocadas en el aspecto humano y en la confianza como parte de su estrategia para exceder sus resultados de negocio. Al mismo tiempo, estas empresas han buscado diferentes formas de elevar su propuesta de valor para ser más competitivas y atractivas para los colaboradores.

Empresas de diferentes sectores llevan a cabo prácticas exitosas dirigidas a celebrar tanto éxitos individuales, del equipo, como organizacionales. Días festivos, kickoff´s, actividades de integración, reconocimientos grupales, festejos a los colaboradores en fechas especiales e integración de la familia, entre otros; son iniciativas que las organizaciones implementan para fomentar las celebraciones, el reforzamiento del equipo y la motivación del personal.

Por otra parte, a nivel de líderes, es fundamental que se impulse la creación de espacios destinados para celebrar acontecimientos personales de los miembros de su equipo (como cumpleaños, nacimiento de hijos, término de algún estudio, etc.), además de celebrar los éxitos laborales tanto individuales como colectivos.

Celebrar no es cuestión de solo "pasar el tiempo" y olvidarse de las metas, también representan ritos importantes para abrir nuevos ciclos y replantear nuevos escenarios. Se trata de generar y favorecer oportunidades para reconocer el buen trabajo de los colaboradores y compartir con ellos gratitud y energía; después de todo, algunas personas pasan, gran parte de su vida laborando en una empresa y ello genera un alto estrés en su persona.

También, celebrar representa un camino para "refrescar" la dinámica laboral y aportar elementos positivos en la vida de las personas. Desde el punto de vista del negocio, las celebraciones representan un recurso para reforzar el cumplimiento de los objetivos estratégicos, comportamientos deseados, favorecer la vivencia de los valores institucionales y así enfatizar la visión organizacional.

Está demostrado que el celebrar en las organizaciones está correlacionado positivamente con el compromiso, la confianza y la colaboración, aspectos fundamentales para generar excelentes lugares de trabajo.

Investigaciones destacan el rol de las celebraciones en la productividad, lealtad, y satisfacción laboral (Neti S, 2011), además favorecen la creatividad, comunicación, cohesión grupal e innovación (Mills M, 1999).

Para hacer de la celebración una estrategia que persiga el propósito correcto, es importante que se tomen en cuenta algunas consideraciones:

-Evitar prácticas de celebración aisladas, sin un propósito definido. Para su adecuado posicionamiento y exitoso funcionamiento, es importante que las diferentes celebraciones institucionales se integren bajo un mismo "paraguas" o programa integral.

-Es fundamental que el enfoque de celebración se desprenda de algún(os) objetivo(s) organizacional(es) y que las prácticas se encuentren alineadas a la filosofía organizacional.

-Resulta positivo involucrar a los colaboradores en las actividades de celebración. Existen empresas que aprovechan estos momentos para integrar a los colaboradores en comités especiales o que estimulan a los colaboradores para participar en la logística de las actividades, de esta manera, se hace de la celebración, también una actividad de integración.

-El celebrar no implica invertir grandes cantidades de dinero. Se pueden organizar actividades sencillas, pero que tengan como objetivo celebrar hitos importantes en las organizaciones.

-Es clave que, además de celebraciones que se den bajo un marco institucional, también existan celebraciones informales. Es importante el rol de los líderes al promover celebraciones cotidianas, llevarlas a cabo en el día a día para generar cercanía con su equipo de trabajo. Además, es básico que el líder participe con sus equipos en las celebraciones institucionales.

-Y, una consideración no menos importante que los anteriores, es permitir que la celebración se realice con el total disfrute de los colaboradores, es decir, que vivan estos momentos de celebración ¡de manera relajada y divertida!

La celebración en los lugares de trabajo no solamente hace posible que los colaboradores se sientan más cómodos e integrados con su equipo, y no se limita a que los líderes puedan ser más cercanos con las necesidades de los colaboradores.

Aunque ya lo anterior es muy valioso, una cultura de celebración representa también una inspiración ante los objetivos compartidos, y el alcance de metas siembra en el equipo el interés de avanzar en la estrategia y el compromiso de realizarlo por el bienestar mutuo; pues celebrar significará estar satisfechos y orgullosos de compartir el talento como individuos y el éxito como equipo.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

La prudencia de AMLO sobre el NAIM

¿Animadversión o polarización en México?

Unión Europea y China critican freno a la OMC provocado por Estados Unidos

Trabajadores de Amazon en Alemania se declaran en huelga

Empresas Cultura laboral empleos

¿Te gustó el contenido?