Alemania: Prueban silla de ruedas que se mueve por el pensamiento

Ciudad de México  

Autor:

Cuatro de diez pacientes, después de un entrenamiento, pudieron conducir una silla de ruedas a través de una simple carrera de obstáculos

 

Investigadores trabajan en una interfaz cerebro-computadora (BCI) para que personas con lesiones en la médula espinal (LME) puedan conducir las sillas de ruedas a través del pensamiento.

Un grupo de trabajo internacional compuesto por el Dr. José del R. Millán, director de la Cátedra Defitech en Interfaz cerebro-computadora, y el Dr. Luca Tonin de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), y el Dr. Thomas A. Schildhauer, de la clínica quirúrgica; el Dr. Ramón Martínez-Olivera, del Departamento de Neurocirugía y Neurotraumatología, y el Dr. Mirko Aach, del Departamento de LEM, pertenecientes a la clínica universitaria Bergmannsheil en Bochum.

Thomas A. Schildhauer, director médico de Bergmannsheil y director de la clínica quirúrgica, resaltó la importancia de "la búsqueda de nuevas opciones de tratamiento para pacientes con lesiones graves". Luca Tonin, de EPFL, declaró: "Nuestros resultados ilustran el enorme potencial de las interfaces cerebro-computadora. La cooperación clínico-científica con Bergmannsheil nos ofrece la oportunidad de probar y desarrollar nuestro sistema BCI en una situación de aplicación realista con personas afectadas."

Esta silla de ruedas es posible gracias a la interfaz que traduce los impulsos cerebrales en comandos de control. Mediante un gorro para encefalografía, se mide la actividad eléctrica del cerebro con lo que se puede vincular un impulso determinado de la persona en reposo a una idea de movimiento de la máquina.

Luego se relacionan ciertos patrones de movimiento, como mover las manos o los pies, esto activará diferentes regiones anatómicas en el área del centro de movimiento del cerebro. El sistema BCI analiza ambos patrones de actividad y los vuelve comandos: si el usuario piensa en mover sus manos, la silla de ruedas se mueve hacia la derecha, si se piensa en mover los pies, hacia la izquierda, en línea recta si no se piensa en alguna de las dos opciones.

Además, se agregó Inteligencia Artificial para la seguridad del conductor: con una cámara infrarroja y un escáner láser al frente de la silla se generan mapas 3D, un mapa de la ruta planificada con los impulsos cerebrales y otro mapa que observa si existen obstáculos en la ruta hecha. Si la persona está en peligro de colisionar con algún objeto, la silla se detendrá de manera automática.

"Nuestro proyecto sigue siendo sólo investigación básica" declaró el Dr. Ramón Martínez-Olivera. "En el futuro, sin embargo, los parapléjicos que no pueden mover sus piernas o brazos podrían recuperar movilidad con el sistema". Las pruebas dieron como resultado que cuatro de diez pacientes entrenados puedan mover una silla de ruedas a través de una simple carrera de obstáculos.

Aunque los investigadores aseguran que aún falta mucho camino por recorrer, este fue un gran paso para la aplicación de sistemas BCI en tecnología que puede ayudar en el día a día de personas discapacitadas, en este caso, mejorando un instrumento clave como la silla de ruedas.

 

ACTUALIZACIÓN(del )

 

TecnologíaCienciaAlemania

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad