¿Estacionalidad y trastorno afectivo estacional tienen su base en los genes?
My Press

Martes, 26 de marzo de 2019

¿Estacionalidad y trastorno afectivo estacional tienen su base en los genes?

Ciudad de México  

Autor:

Existen diversos hallazgos sobre la relación entre variantes de genes individuales, estados de ánimo y características psicopatológicas

 

¿Estacionalidad y trastorno afectivo estacional tienen su base en los genes ? Aunque la base genética de estas dos no se ha establecido hasta el momento, existen pruebas de que los factores que afectan el reloj biológico, como los polimorfismos genéticos de la maquinaria del reloj central y los cambios estacionales del ciclo de luz-oscuridad ( ritmos circadianos ), ejercen una marcada influencia en el comportamiento de los pacientes afectados por trastornos del estado de ánimo .

Uno de los aspectos centrales del comportamiento humano en el cual se reconoce que influyen ampliamente las variaciones estacionales es el estado de ánimo. En personas sanas, la estacionalidad ha sido documentada en variables psicológicas, cronotipo (variaciones de los ritmos circadianos endógenos), sueño, alimentación , función metabólica y autonómica, termorregulación, neurotransmisión y respuesta hormonal a la estimulación.

Lo anterior representa un factor relevante a tener en cuenta, especialmente al considerar la susceptibilidad individual a la enfermedad. Por ello, investigadores italianos adscritos al Instituto Científico y Universitario Vita-Salute San Raffaele (Italia) y la Universidad de Basilea (Suiza) publicaron una revisión de recientes hallazgos sobre los efectos de las variantes de genes individuales en la estacionalidad, estados de ánimo y características psicopatológicas .

Francesco Benedetti y Corrado Garbazza precisan en su artículo: "La estacionalidad desempeña un papel importante en los trastornos del estado de ánimo, afecta a la psicopatología y representa el correlato conductual de una mayor sensibilidad a los factores influyentes en los ritmos circanuales en los pacientes" . Partieron de nociones históricas confirmadas recientemente por hallazgos obtenidos mediante imágenes por resonancia magnética funcional: la estacionalidad en las funciones cerebrales cognitivas humanas puede influir en el control afectivo con variaciones anuales.

Cabe recordar que la estacionalidad es un aspecto central de la variabilidad ambiental y ha influido fuertemente en la vida de la Tierra al impulsar el desarrollo de la biodiversidad entre los organismos vivos y la evolución de las adaptaciones y conductas fisiológicas extremas, como la migración y la hibernación. En la mayoría de las especies, las variaciones periódicas de las condiciones ambientales (en especial las relacionadas con el ciclo de luz-oscuridad, según la latitud, la estación y la hora del día) requieren los mecanismos de sincronización internos induzcan a la adaptación de las funciones de comportamiento o fisiológicas ante tales cambios.

Respecto a los ritmos biológicos o circadianos (con período aproximado de 24 horas, cerca del ciclo diario de luz-oscuridad), se definen por tres propiedades fundamentales: persistencia de un ritmo de alrededor de 24 horas, capacidad de ser entrenado y compensación de temperatura. Estos procesos endógenos también están presentes entre organismos como las cianobacterias (una de las especies más antiguas y primitivas), lo que sugiere los ritmos circadianos implicaban una clara ventaja evolutiva.

Benedetti y Garbazza explican: "La relación entre el reloj biológico y el comportamiento sugiere una sensibilidad específica de tales pacientes [con trastorno afectivo estacional] a los factores psicobiológicos que pueden modificar el sistema de tiempo circadiano, como los sincronizadores ambientales (cambios de la fase de luz y el fotoperíodo estacional), y las condiciones que perturban directamente el reloj (falta de sueñoo avance / retraso en las fases). Dichos factores pueden desencadenar o empeorar la gravedad de los trastornos del estado de ánimo, pero también pueden explotarse con éxito para tratar los episodios maníacos y depresivos" .

Sobre los modelos actuales de homeostasis circadiana, aseguran los investigadores: "sugieren el control jerárquico ejercido por el núcleo supraquiasmático sobre los ritmos circadianos de comportamiento, las funciones fisiológicas y los relojes periféricos interactúan con mecanismos homeostáticos que también contribuyen a estos fenómenos" . Ahora bien: "En roedores, una dependencia similar del comportamiento de las mutaciones del gen del reloj ocurre en ausencia de otros reguladores de la ritmicidad circadiana, como la melatonina, y se elimina cuando estos componentes homeostáticos se restauran" .

Y, sugieren los científicos a manera de conclusión: " la alta sensibilidadde los pacientes con trastornos del estado de ánimoa las variantes genéticas del reloj está respaldada por un déficit en los mecanismos homeostáticos reguladores del sistema de tiempo circadiano. Los descubrimientos recientes en seres humanos de sustancias circulantes aún desconocidas que afectan el fenotipo circadiano y superan la sincronización de la maquinaria del gen del reloj llevan a la hipótesis de que una investigación sistemática de estos mecanismos arrojará nueva luz sobre la naturaleza de la alteración circadiana en trastornos del estado de ánimo".

 

SaludBienestarCiencia

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad