La guerra entre taxis tradicionales vs transporte privado

Ciudad de México  

Los taxistas convocaron a paro nacional el 3 de junio de 2019 y cerrarán las vialidades más importantes de la CDMX y periferias

 

Actualmente la problemática entre taxis tradicionales y los servicios de transporte privado como Uber, Cabify, Bolt, Laudrive Beat y DiDi ha llegado a un nivel tendencioso, ya que los conductores de taxis decidieron convocar a paro nacional el 3 de junio de 2019, el cual bloqueará las mayores vías de acceso a la Ciudad de México (CDMX) y contará con la presencia de más de 20 mil manifestantes en las autopistas de Querétaro, Pachuca, Guerrero, Puebla y Toluca.

En este sentido, el 11 de abril de 2019 más de 200 integrantes del Movimiento Nacional de Taxistas (MNT) clausuraron simbólicamente las oficinas de Semovi, bajo la protesta de la falta de audiencia con el titular de la dependencia, Andrés Lajous Loaeza para prohibir o regular las empresas de redes de transporte que trabajan vía apps. Según los taxistas, estas empresas no están censadas y representan una competencia "desleal" para quienes pagan impuestos como los taxis tradicionales de CDMX.

A pesar de las modificaciones del Gobierno de la Ciudad de México y la Semovi a la Legislación para lograr "piso parejo" entre ambos servicios, los taxistas están inconformes y aseguran que las medidas de regulación no logran la igualdad entre ellos y los servicios de transporte privado. Las diferencias entre ambos servicios son que los conductores de apps tienen la oportunidad de tramitar su licencia y tarjetón sin costo, al contrario de los taxistas los cuales pagan el trámite y multas de hasta $10,000 si no portan el tarjetón.

Para muchos de los capitalinos, la llegada de las Empresas de Redes de Transporte supuso una tranquilidad y una mejor calidad de movilidad dentro de la Ciudad de México. Los capitalinos nos enfrentábamos a taxis piratas, tarifas alteradas, vehículos inseguros y sucios, los conductores no siempre quieren salir de algunas zonas de CDMX y no aceptan el pasaje. Igualmente, la integridad física de los citadinos se ha visto agredida desde accidentes de auto por no respetar las reglas de tránsito hasta asaltos. Antes de la llegada de estas plataformas, los taxis tenían el control del transporte para las personas que van a pie o sin automóvil y la opinión generalizada es que el servicio es malo e inseguro.

Asimismo, es bien sabido que los taxistas de CDMX y sus periferias son una fuerza política muy potente, a tal grado de movilizar votos para el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y en el centro del país para el Partido de la Revolución Democrática (PRD); a partir de los años noventa, los taxis estuvieron vinculados con el crimen organizado ejerciendo actividades como secuestro exprés, "halconeo" y venta de drogas.

Lamentablemente, esta problemática no solo recae en los usuarios, sino también en conductores a consecuencia de la mala fama del servio de taxi, pues aunque algunos sí cumplen las regulaciones y las especificidades obligatorias para operar, están al borde de la quiebra por la poca rentabilidad que tiene ahora el negocio por la implementación de las Empresas de Redes de Transporte al país. De esta forma, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum tiene una larga y pesada tarea en función de lograr la igualdad entre estos dos servicios de transporte con las mejores condiciones posibles para el usuario y el conductor.

Así, el colectivo Empresas de Redes de Transportes comprendido por Uber, Cabify, Bolt, Laudrive Beat y DiDi llamó a las autoridades a abrir un diálogo en el tema, ya que piensa que la nueva regulación afecta tanto a usuarios como conductores y reduce las oportunidades económicas de quienes quieren incluirse en este negocio.

 

ACTUALIZACIÓN(del )

 

CDMXEmpresasMovilidad

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad