El pensamiento glocal en los negocios
My Press

Viernes, 15 de diciembre de 2017

El pensamiento glocal en los negocios

  Estrategia única para internarse al mercado internacional

Publicado en: Ciudad de México, el por

En los últimos años, han surgido dos importantes conceptos para el mundo empresarial. Por una parte está globalización, o la tendencia del mundo a "estandarizarse" y hacer diferentes regiones del mundo cada vez más similares entre sí. Al mismo tiempo, la localización defiende arduamente las costumbres, tradiciones, historias y situaciones particulares de cada comunidad. Ante estas dos fuerzas aparentemente contrarias, el entorno de negocios ha presentado una solución: el pensamiento glocal.

Se le conoce como glocalización, en el mundo comercial, a la práctica de las compañías para implementar productos internacionales mediante estrategias donde se tomen en cuenta los aspectos particulares de la sociedad en donde serán vendidos. Con este pensamiento de negocio, se pretende incorporar los principales beneficios de una estrategia enfocada a una comunidad específica con las ventajas de una campaña de venta de un servicio o bien de alcance global.

"Ejemplos del pensamiento glocal se pueden ver en casi todas las industrias, pero el más claro está en el sector de la comida rápida", aclara Fernando Leibowich Beker, CEO de la consultora multinacional BeeckerCo. "McDonald's es el mejor exponente de este enfoque de negocios: a pesar de tener un grupo de productos que se mantienen casi iguales sin importar el lugar, los menús de cada restaurante difieren mucho entre un país y otro de acuerdo a las costumbres y tradiciones locales".

El término glocalización fue utilizado por primera vez en una publicación del Harvard Bussiness Review a finales de los 80

Aplicar el pensamiento glocal en una estrategia de negocios puede convertirse en una herramienta muy efectiva, pues permite a las compañías internarse en un mercado mucho más grande al cual podrían esperar si únicamente se basaran en estrategias locales o globales. Además, abre la posibilidad de involucrarse de forma más personal y cercana con los clientes sin importar su lugar de origen; pues hay un importante factor de adhesión hacia las empresas que demuestran un interés genuino en entender y tratar de satisfacer las necesidades específicas de una población.

"Se suele percibir una eterna rivalidad entre lo general y lo particular, y todavía hoy existen compañías quienes están convencidas que solo puede seguirse uno u otro camino con sus respectivas ventajas y desventajas. La realidad es, ya existen estrategias para integrar lo mejor de ambos mundos. Con el pensamiento glocal un negocio puede expandir su público más allá de estos 'límites', únicamente se debe entender cuáles son las fortalezas de un producto capaces de adaptarse a cualquier ambiente, y después modificar sus 'detalles' con el fin de adaptarlos a la idiosincrasia particular del mercado objetivo", puntualizó Fernando.

Sin embargo, una estrategia glocalizada no está desprovista de sus retos. La experiencia empírica ha mostrado que las compañías de autoridad descentralizada, quienes dan altos márgenes de libertad a sus oficinas regionales, pueden realizar con mayor facilidad la transición de global a local. Igualmente, el costo de entrada puede ser más alto a comparación de un acercamiento de negocio estrictamente internacional, pues se requieren investigaciones de mercado y hacer inversiones para desarrollar productos alineados a las expectativas de los clientes. Pero, aún si se consideran estos gastos, el beneficio de este pensamiento comercial en el mediano y largo plazo es innegable; si se cuenta con una correcta ejecución.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

Disney invierte 52 mil mdd en compra de Fox

El millonario mundo del arte repunta en 2017

Sube demanda para Juegos Olímpicos de Invierno

Bitcoin entra a mercados tradicionales

¿Te gustó el contenido?