Desarrollo económico y la edad de plástico
My Press

Viernes, 20 de julio de 2018

Desarrollo económico y la edad de plástico

  Esquemas habituales de sobre consumo producen afectaciones en el entorno

Publicado en: Ciudad de México, México, el por

En la actualidad el desarrollo económico y los patrones de industrialización de polímeros, en gran medida, generan un aumento sostenido de productos que van a ser consumidos. Por su parte, los esquemas habituales de sobre consumo producen serias afectaciones en nuestro entorno. Y los estándares hoy, nos determinan como una sociedad viva durante la posible era de plástico.

Relativo a los años sesenta se optó por sustituir la madera, el cartón y el vidrio por los primeros productos plásticos, siendo en su momento una de las soluciones de vanguardia para la vida diaria en la industria. En los 70, ya la implementación de metales era menos comunes día con día y cercano a los 80, cuando en definitiva el desarrollo del vestido, calzado, envases y hasta de juguetes hechos a base de polímeros, generaron los esquemas actuales de producción.

Particularmente en las cuatro décadas recientes se ha producido más basura en el planeta que desde la primera aparición del hombre sobre la faz de la tierra

Cada vez es más fácil consumir y desechar. Así, se determina la imperiosa necesidad de reducir, reciclar y re usar todo aquello que de manera individual y colectiva tiramos, para mitigar los efectos de contaminación generados en el entorno. Con ello, alcanzar las condiciones de fomento de conciencia y las acciones globales en favor de la protección del ambiente, como se establece en la estrategia #SinContaminación por plásticos de Naciones Unidas de 2018.

Muchas piezas pueden ser procesadas mediante el reciclaje, no obstante este es más caro; si dicho material está contaminado, en comparación al propio proceso de manufacturación. Por tal motivo, la industria de los plásticos ha ido modificándose hasta considerarse hoy parte del progreso de un país. Dicho avance está determinado por el consumo, la producción y también por el manejo adecuado de los desechos al reciclarlos.

Según datos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales la composición de residuos depende de patrones de consumo: países con menores ingresos, producen menos residuos, es decir, aprovechan la composición orgánica. En contraparte los países con mayores ingresos, consumen más inorgánicos, derivado de productos manufacturados. (Semarnat, 2012).

Nuestro país ha modificado sus hábitos de consumo en las décadas recientes: en los años cincuenta el porcentaje de residuos orgánicos representaba entre el 65 y el 70 por ciento, ya en 2012 se redujo al 52.4% (Sedesol, 2013). Ello se traduce en más consumo de desechables y de productos de fácil desecho.

Globalmente el plástico más usado es el Tereftalato de polietileno, mejor conocido como PET con el 13 por ciento de su uso entre termoplásticos, que tienen menor consumo. Se utiliza para fabricar botellas de refresco, ropa deportiva, bolsas y bandejas de plástico, entre otros usos. México ocupa el tercer lugar entre los más consumidores del mundo de este producto, es decir, per cápita 234 litros al año solo en botellas de agua.

La pregunta ahora más importante a resolver es si debemos seguir consumiendo, hacemos uso de la tecnología, reciclamos o reutilizamos. En este sentido desde el punto de vista ambiental, la más necesaria de estas capacidades de decisión es la del "no consumo". Una vez que ha sido consumido el producto, reutilizarlo y al final reciclarlo.

Finalmente hacer hincapié en el consumo de plástico que puede costarnos unos cuantos pesos en la tienda de conveniencia y conlleva una cadena de responsabilidades compartidas, seamos parte de la solución y no del problema. Nuestro desarrollo económico depende de no consumir más de nuestro capital natural.

Recordar que vale la pena tener voz para defender la tierra, pero vale más tener acciones y preservarla.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

Una brecha llamada progreso

Nicaragua bajo fuego: la crisis

Proteccionismo en su máxima expresión

Regulaciones de monitoreo de criptoactivos se debaten en G20

¿Te gustó el contenido?