Más de dos décadas de cultivos de algodón transgénico en México
My Press

Martes, 20 de noviembre de 2018

Más de dos décadas de cultivos de algodón transgénico en México

  Analizan efectos medioambientales y agronómicos de cultivar algodón transgénico en México

Publicado en: Ciudad de México, el por

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad Estatal de Michigan, la Universidad Juárez del Estado de Durango, el Instituto Tecnológico de Sonora y la Universidad de Nuevo México, publicaron en junio de 2018 un estudio interdisciplinario en donde discuten y analizan los efectos medioambientales y agronómicos del cultivo en territorio mexicano de algodón transgénico, que durante más de dos décadas ha sido el cultivo genéticamente modificado más sembrado en el país.

Se introdujo a México, en 1996, el algodón Bt, el cual produce toxinas Bt gracias a que en su genoma contiene un gen de la bacteria Bacillus thuringiensis (Bt); dichas toxinas funcionan como insecticidas contra larvas de lepidópteros, orugas que constituían una de las principales plagas para el cultivo de algodón y diezmaban la producción. Este organismo genéticamente modificado hizo posible reactivar el cultivo de algodón en México, donde pestes, costos de producción y preocupaciones medioambientales por el uso de insecticidas químicos afectaban a los cultivos.

A la fecha, la variedad Bt es aceptada por productores de algodón y tanto su eficiencia contra los lepidópteros como su resistencia a herbicidas (glifosato, glufosinato de amonio y dicamba) han sido comprobadas; desde 2008, la especie genéticamente modificada está presente en 96 por ciento de las tierras cultivadas con algodón. Mas los beneficios económicos de su uso son variables, pues dependen de factores como los precios internacionales del algodón y otros costos asociados con sus inversiones (entre ellos, la necesidad de sistemas de irrigación).

Respecto a los riesgos de contaminación genética, los científicos aseguran que no se han encontrado evidencias. A pesar de ello, señalan, deben aplicarse medidas de control durante el transporte de bagas y fibras, a fin de prevenir la dispersión de plantas y la subsecuente contaminación genética en especies nativas. Aunque, si llegaran a mezclarse, el efecto se diluiría debido a procesos naturales de la reproducción o la falta de presión selectiva para mantener los genes modificados, los cuales incluso podrían resultar ser costosos de transportar o expresar.

Por lo tocante al posible efecto en organismos no objetivo, el estudio afirma que la población de insectos no objetivo fluctúa al comparar campos de algodón convencional y campos con Bt, aunque esto no necesariamente es malo. La disminución de aplicaciones de pesticidas de amplio espectro favorece el incremento de insectos beneficiosos para los cultivos. La densidad de una plaga, como los lepidópteros puede afectar la presencia de sus predadores y parasitoides; empero, dado que la gran mayoría de estos mantienen dietas muy variadas, los efectos son temporales.

En cuanto a los riesgos de generar malezas e insectos resistentes, de acuerdo con los investigadores, las estrategias para evitarlos han sido exitosas en México. En el caso de las malezas, prácticas culturales y la rotación de diferentes herbicidas han contribuido a tener un éxito aún mayor que en otros países. Por otro lado, la especie Bt ha contribuido a que plagas como el gusano rosa del algodonero (Pectinophora gossypiella) hayan sido prácticamente erradicadas en el norte de México.

No obstante los buenos resultados de la incorporación de cultivos de algodón transgénico, los investigadores destacan la necesidad de realizar más estudios, caso por caso y que comprendan nuevos aspectos (como posibles efectos en la salud humana), con el propósito de diseñar normas a la medida para México, capaces de garantizar el máximo provecho de esta tecnología y evitar o minimizar las posibles consecuencias de su implementación a largo plazo. Asimismo, los resultados y recomendaciones de estos científicos contrastan con la visión que sobre los transgénicos tiene María Elena Álvarez-Buylla Roces, futura directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

Ganadores de los Premios a la Innovación CES 2019

Incendios forestales en California y el cambio climático

Exoesqueletos, agujeros de gusano y vida extraterrestre en Marvel

Facebook corrige error para cuidar la privacidad de sus usuarios

México Ciencia

¿Te gustó el contenido?