¿Qué son los derivados?
My Press

Sábado, 21 de julio de 2018

¿Qué son los derivados?

  Estos instrumentos financieros son poco utilizados dentro de México

Publicado en: Ciudad de México, el por

Los mercados fluctúan de forma rápida por factores de índole económico, político, medioambiental o social. En este sentido, las empresas buscan reducir el nivel de riesgo de sus operaciones o bien, beneficiarse de los cambios súbitos en el ambiente. Una de las herramientas más utilizadas con dichos fines, son los derivados, cuya definición formal es la de un producto o instrumento financiero y su valor se basa en el precio de otro activo; como lo sería un bien físico, servicio, indicador, acción o incluso una moneda.

Por ejemplo, el precio de un derivado sobre manzanas va a depender en del valor de dicha fruta en el mercado, mientras el costo de compra de un instrumento financiero de este tipo sobre las acciones de Facebook, estará sujeto al desempeño de las mismas en las bolsas de valores. Otra forma de entender las herramientas es a través de su parecido con la industria de los seguros, pues designa el cobro de sus servicios principalmente conforme al estado e historial médico de sus clientes.

Si bien existen muchos tipos de derivados, la mayoría de ellos pueden diferenciarse en dos categorías concretas, de acuerdo con el objetivo perseguido y el uso que se les da:

+Cobertura: Dichos instrumentos son usados por las empresas para protegerse ante el riesgo. Por ejemplo, en un derivado del tipo opciones, dos empresas pactan la compra-venta de un bien o servicio en una fecha futura a un precio y una de las partes paga una prima a la otra. Sí, llegada la fecha, el valor del mercado del activo es mayor o menor al pactado y la situación beneficia a quien pagó la cantidad adicional, ésta puede no continuar con la transacción. Así, se elimina la incertidumbre de una mala temporada de ventas.

+Especulación: Cuando los derivados buscan ganarle al mercado, su objetivo es generar una ganancia mediante los altibajos de ciertos activos de la economía, no proteger una operación. Un ejemplo de ello podría ser una compañía que compra una cantidad de dólares y firma un forward con un banco e intercambiarlos por un número específico de pesos cuando se cumplan ciertas condiciones. Así como este movimiento podría crear un buen rendimiento en el negocio, también podría ocasionar grandes pérdidas.

Otros derivados son los swaps (intercambio de activos) y los contratos por diferencia (pagar la diferencia entre el valor pactado y el de mercado)

Dentro del país, el mercado de derivados es relativamente poco utilizado hoy en día, en parte, gracias al caso de Comercial Mexicana. Hace más de una década, la compañía firmó un instrumento de especulación complejo con varios bancos, el cual le iba a rendir una ganancia substancial si el peso comenzaba a ganar valor frente al dólar, pero generaría un costo de 4 a 5 veces mayor si pasara el caso contrario. En la crisis de 2008, el tipo de cambio impactó negativamente a la moneda nacional y la empresa llegó al borde de la quiebra.

Gerardo R. Herrera, director de comunicación del instituto financiero RiskMathics, durante una presentación en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), lamentó que el caso fuera tan emblemático en el mercado nacional, pues muchas compañías han decidido dejar de invertir en este tipo de herramientas por miedo a consecuencias similares a las sufridas por la empresa retail. Sin embargo, el experto insistió cómo, a raíz del incidente, pudieron aprenderse tres lecciones; valiosas en cualquier negocio del futuro:

+Utilizaron una herramienta fuera de su capacidad: De acuerdo con el Dr. Herrera, Comercial Mexicana "se trataba de una tienda de la esquina con una operación más compleja. Como su especialidad no eran las finanzas, se adquirió un derivado muy complicado de entender y operar. No pudieron manejar la herramienta".

+Basaron su participación en especulación: Comercial Mexicana no contrató el derivado con el objetivo de asegurar el funcionamiento de su negocio, sino de generar una ganancia dentro del mercado. Al ser su área de especialidad el retail y no las finanzas, la preparación de la compañía no fue la óptima para afrontar el riesgo.

+Faltó regulación: La lección más importante, se trató de un derivado contratado entre privados y no pasó por el MexDer, el organismo mediador de la BMV. "Mi opinión es, si la institución lo hubiera evaluado, jamás habría entrado a la plataforma por su alto riesgo. Pero Comercial no pasó por estos filtros", sentenció Herrera.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

Evita cancelar Uber con estas nuevas funciones

AMLO impugnará la multa a Morena

G20 inicia actividades en Buenos Aires

Una brecha llamada progreso

Economía Negocios Comercio

¿Te gustó el contenido?