Los riesgos de la reforma fiscal de EUA
My Press

Sábado, 22 de septiembre de 2018

Los riesgos de la reforma fiscal de EUA

  Se trata de la mayor modificación de su tipo en casi 30 años

Publicado en: Ciudad de México, el por

Tras una segunda aprobación del Congreso de los Estados Unidos de América (EUA), el presidente Donald Trump celebró la aprobación de su amplia y polémica reforma fiscal, con la cual se plantea reducir sustancialmente los impuestos pagados por compañías e individuos al tiempo que se descontinúa una de las principales iniciativas promovidas por su predecesor, el ObamaCare. Si bien este movimiento ha sido bien recibido por simpatizantes republicanos, múltiples riesgos han sido detectados por la oposición demócrata e instituciones internacionales.

Menor recaudación federal: Con la reforma fiscal propuesta, se prevé que los contribuyentes de EUA aporten al gobierno 1.4 billones de dólares menos de los esperados en el transcurso de los próximos 10 años. El gasto de la administración pública es uno de los factores más importantes del crecimiento nacional y si bien los republicanos liderados por Donald Trump han declarado cómo un teórico aceleramiento de la actividad económica compensará la reducida ganancia impositiva, estos riesgos podrían impactar en el corto y mediano plazo a la capacidad monetaria y estructural de las instituciones locales.

Se retira el plan ObamaCare: Uno de los principales puntos de la campaña de Donald Trump era la eliminación de esta propuesta hecha por su predecesor, en la cual el gobierno realizaba importantes subsidios para la adquisición de seguros de vida e imponía multas individuales a los ciudadanos quienes no contaran con estos servicios. Con la aprobación de la reforma fiscal, la Oficina Presupuestal del Congreso estimó que para 2027 se corría el riesgo de ver a alrededor de 13 millones de personas sin adquirir estos productos, lo cual puede significar un importante golpe para la industria de la salud y para los estratos sociales más pobres de EUA.

Habrá menos mecanismos de deducción de impuestos: Junto a la significativa reducción de las contribuciones pagadas por la gran mayoría de la población, también se eliminarán varios instrumentos con los cuales se puede reducir el cobro de estas tarifas. Entre los casos más destacados está la venta de una casa propia, procesos de mudanza, uso de bicicleta para ir al trabajo y pérdidas por desastres naturales o robo de pertenencias. Esto, en el largo plazo, significa que ciertos sectores de la población eventualmente correrán el riesgo de pagar una mayor cantidad de dinero al gobierno de los EUA debido al punto de la reforma fiscal a continuación.

Tras el visto bueno del Senado a la reforma, la BMV, el peso, el IPC y los indicadores de Dow Jones, Nasdaq y S&P registraron bajas

La reducción de impuestos es temporal para individuos: Si bien muchos de los cambios a la legislación son de carácter permanente, las tasas impositivas regresarán a su nivel "normal" para las personas físicas a partir de 2026. Los simpatizantes de la reforma fiscal apuntaron cómo el aumento de los topes para las clasificaciones de ingresos benefician indefinidamente a las personas, pero esto solo probará ser cierto en el largo plazo para las unidades familiares que ganen 75 mil dólares anuales o más. Para el resto de la población de EUA, las menores herramientas para deducir pagos y la normalización de los mismos los arriesgan a ver un cambio nulo o negativo.

Compañías recibirán el mayor beneficio: El punto más controversial de la reforma fiscal de Trump es el cambio de los impuestos de las empresas de 35% a 20%. Además, se va a reducirán los cargos impositivos por repatriar fondos guardados en otros países y se dejará de calcular el volumen de las contribuciones de acuerdo a las ganancias internacionales para transitar a un modelo donde solo se consideren las operaciones dentro de las fronteras de EUA. Esto último podría significar que los negocios trasladen su producción y ventas al extranjero, algo que pondría en riesgo el principio de "America First" y el prometido incremento de puestos de trabajo.

Efectos en el extranjero: La reforma fiscal de Trump está encaminada a potenciar el desarrollo económico del país a través de incentivos para las empresas, un objetivo el cual será cumplido en el corto plazo. Se puede esperar que varias compañías envíen sus activos financieros de vuelta a EUA para aprovechar el empuje impositivo; lo cual podría arriesgar el rendimiento de economías con compañías estadounidenses, como es el caso de México. Sin embargo, en el largo plazo, el traslado de producción planteado en el punto anterior podría significar un efecto inverso y de hecho beneficiar e incentivar operaciones en el otros países.

A partir del primero de enero del 2018 comenzarán a aplicarse múltiples de las nuevas reglas impositivas contempladas en la reforma fiscal de EUA, como las reducciones a los impuestos de personas físicas. Además de estas modificaciones en el esquema de contribuciones y ObamaCare, la legislación también aprobó la búsqueda y extracción de gas natural y petróleo en una región del Refugio Nacional de Vida Ártica de Alaska cerca de la costa, la cual había permanecido bloqueada a corporaciones debido al potencial riesgo ecológico que representaba este tipo de operaciones.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

Instagram anuncia actualizaciones de compra

El nuevo iPhone Xs llega a México

Cartera de criptomonedas con inversión diversificada

Tren Maya: turismo, desarrollo y sustentabilidad

Estados Unidos Economía

¿Te gustó el contenido?