A través de productos de canasta básica, México contribuye a seguridad alimentaria

Ciudad de México  

Autor:

FEMEXPALMA

Lograr seguridad alimentaria y la mejora de nutrición a través de agricultura sostenible es parte de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible

 

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la seguridad alimentaria se consigue cuando todas las personas tienen acceso físico y económico a suficiente alimento, seguro y nutritivo, para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias, con el objeto de llevar una vida activa y sana. Durante la Cumbre de Desarrollo, llevada a cabo en 2015, se establecieron los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), siendo uno de ellos lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición a través de la agricultura sostenible, al tiempo de promover ecosistemas saludables y apoyar la gestión de la tierra, el agua y los recursos naturales.

Uno de los obstáculos al garantizar la seguridad alimentaria es la competencia por los recursos naturales debido a factores como la expansión urbana, prácticas de cultivo y producción poco amigables con el medio ambiente, la expansión de la agricultura, el uso industrial del agua, o el uso recreativo de la tierra. Por ello se necesitan políticas e instituciones que ofrezcan incentivos para la adopción de prácticas sostenibles, imponer regulaciones y costes hacia aquellas acciones que agoten o degraden los recursos naturales, y para facilitar el acceso a los conocimientos y recursos necesarios.

Para evitar dichos obstáculos, existen las prácticas agrícolas sostenibles que deben utilizar al máximo la tecnología, la investigación y desarrollo, con mucha mayor integración de los conocimientos locales. Esto exigirá nuevas y más sólidas alianzas entre las organizaciones técnicas y aquellas orientadas hacia la inversión. De acuerdo con José Luis Pérez Vázquez Aldana, presidente ejecutivo de la Federación Mexicana de Palma de Aceite (FEMEXPALMA) "se requiere un desarrollo de marcos de gobernanza, de financiación, técnicos, y políticos que apoyen a los productores agrícolas y a los gerentes de recursos involucrados en un proceso dinámico de innovación".

La mayoría de los alimentos en el mundo provienen de los cereales, cosechas de raíces, legumbres o leguminosas; y cada año en el mundo se producen aproximadamente 85 millones de toneladas de grasas y aceites. En el caso mexicano, la canasta básica está compuesta por productos necesarios en la dieta de las personas como cereales, harinas, legumbres, frutas, granos, aceites y sus derivados. En México, el cultivo de la palma de aceite tiene una presencia importante al ser un insumo básico en la industria alimentaria y es altamente utilizado a nivel mundial.

El aceite de palma es utilizado diariamente dentro de la industria alimentaria y en el día a día de las familias, se emplea para elaborar productos de panadería, pastelería, chocolatería, confitería, helados, sopas, salsas, alimentos congelados y deshidratados, así como cremas para café. En su uso no alimentario se encuentra presente en productos de limpieza, shampoo, jabón, detergente, pasta dental, maquillaje, desodorante, cremas corporales, productos para mascotas y biocombustibles entre otros.

Organizaciones como la Roundtable on Sustainable Palm Oil(RSPO) trabajan para facilitar el dialogo entre los involucrados, y obtener la certificación de sustentabilidad que dicha organización otorga con el objetivo de avanzar hacia un uso responsable y sostenible, evitando un daño ambiental mediante la cooperación de todas las partes involucradas. A través de procesos inclusivos y de sustentabilidad social y ambiental, se puede lograr un apoyo a la población local con la generación de empleos en el campo y plantas de beneficio, e impulsando la participación de técnicos y profesionales.

Resulta indispensable transformar los sistemas alimentarios para volverlos sostenibles, inclusivos y justos, capaces de ser reguladores y permitir a la población acceder a productos nutritivos, variados, a precio justo y producidos de manera amigable con el medio ambiente. Esta meta solo será posible con la participación de gobierno, organismos no gubernamentales, sector productivo y sociedad en general, pues según declaración de Pérez Vázquez Aldana, "los desafíos relativos a las poblaciones de recursos vivos y las tasas de utilización de los recursos naturales a menudo trascienden las fronteras nacionales. Los mecanismos de gobernanza y los procesos internacionales deben apoyar el crecimiento sostenible".

 

Desarrollo SostenibleMéxicoAgricultura

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad



 

Publicaciones más recientes

 

Comunicados de empresas

PRNewswire