AMLO, sus refinerías y el retroceso

Ciudad de México  

Foto: My Press

Invertir en nuevas refinerías supondría un retroceso para México

 

La inversión y construcción de nuevas refineríasen México, como ha propuesto Andrés Manuel López Obrador, podría suponer un retrocesoeconómico, político y mercantil en el panorama y posicionamiento internacionaldel país.

El virtual presidente electo reitera continuadamente que la producción de petróleo crudoen territorio mexicano hadecrecidosustancialmente desde el sexenio del expresidente Felipe Calderón. Estos bajos índices, argumenta, se deben en parte al abandono de la exploración de mineralesy a la apertura del mercado petrolerode México tras la aprobación de la Reforma Energética en 2013, impulsada por Enrique Peña Nieto.

Conjuntamente, AMLO sostiene que México realiza la compra de 500 mil barriles de combustible de manera diaria, lo que degenera en un escenario de déficit y dependencia alno permitir la adición de un valor agregado a la producción nacional.

Primeramente, la propuesta deLópez Obradores la construcción de una nueva refinerías con la intención de generar los combustibles en México, reducir los costos un 25% y así evitar la compra de los mismos a países comoEstados Unidos. Al mismo tiempo, promover la renovación y optimización de las que se encuentran activas.

México cuenta con 6 refinerías en su territorio. No obstante, la mitad de las mismas, Salina Cruz (Oaxaca), Minatitlán(Veracruz) y Madero(Tamaulipas), sostienen sus operaciones muy por debajo de su correcta capacidad debido a una serie de paros sistemáticos desde principios de 2018.

Sin embargo, el experto en temas energéticos, Jorge Zarco, apunta que la inversión en refinerías no sería una opción factible si lo pretendido es un avance económico. Zarcoenfatiza la inminente irrupción de los combustibles y energía renovable como la posible rupturaen el esquema de progreso nacional. La apuesta hacia futuro no debería estar ligada a la energía fósil, sobre todo teniendo en cuenta el abanico de opciones alternas y renovables presentes.

Un auto eléctrico, por ejemplo, señala Zarco, será mucho más atractivo en unos años dada la mayor oferta en comparación con los vehículos que hagan uso de gasolina tradicional. Hay que buscar cambios en la idea de los combustibles y tratar de seguir la inclinación mundial al respecto. De lo contario, México podría verse envuelto en una abrazadera de rezago y retroceso.

Añadido a esto, Miriam Grunstein, investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económicas(CIDE), se pronunció respecto a la intención del virtual presidente electo de revisar los contratos firmados a razón de la Reforma Energética. La doctora en materia económica y de energía dijo que dichos contratos, al encontrarse vigentes, están exentos de cualquier tipo de modificación dado que están amparados por un marco jurídico y constitucional.

Refinerías, combustible y energía, son conceptos que mantienen una vigencia imperativa en la agenda de López Obradory, por consiguiente, de los medios de comunicación en todo el mundo. La idea de una inversión estéril en elementos con miras a perder relevancia es una firme preocupación para aquellos analistas de cuestiones de este tipo.

 

AMLOPolíticaEconomía mexicana

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad



 

Publicaciones más recientes

 

Comunicados de empresas

PRNewswire