Cómo el ayuno intermitente puede ayudar a combatir la diabetes tipo 2 y el sobrepeso

Ciudad de México  

Pexels

Pacientes con diabetes tipo 2 muestran resultados favorables en sus necesidades de insulina

 

De acuerdo con investigadores, nutriólogos, y publicaciones universitarias, la dieta basada en ayuno intermitente se ha convertido en una oportunidad para mejorar la salud en personas que padecen diabetes, hipertensión, y trastornos metabólicos relacionados con problemas inflamatorios, así como una medida de prevención para dichas enfermedades

El cuidado de la salud es una preocupación fundamental que mantiene ocupados a científicos y nutriólogos en todo el mundo. Debido a los numerosos casos de diabetes tipo 2 y problemas derivados del sobrepeso como las principales morbilidades asociadas a los fallecimientos por Covid-19, que provocan hasta el 40% de los casos en México y Estados Unidos, las opciones de dietas para cuidar la alimentación se multiplican, pasan a través de modas, y compiten por ser recomendadas dentro de diversos programas para bajar de peso.

Pese a la variedad de dietas que rondan en internet, y entre los círculos de nutriólogos, el ayuno intermitente (IF, por sus siglas en inglés) es una de las más estudiadas y con mayor cantidad de beneficios comprobados, según indicó la Universidad de Harvard, Estados Unidos, a través de su plataforma de publicaciones sobre servicios de salud pública.

Esta dieta, popularizada en 2012 a través de una transmisión de la BBC, con la participación del periodista Michael Monsley, consiste en evitar comidas durante la mayor parte del día, al menos 14 horas, y llevar al cuerpo a un estado de autofagia, donde quema sus propias reservas de energía, presentadas en forma de azúcar o grasa, por lo que mejora la resistencia del cuerpo hacia ciertas substancias inflamatorias y permite bajar de peso incluso con poca actividad física.

Según los resultado del estudio realizado por The New England Journal of Medicine (Revista de Medicina de Nueva Inglaterra), a cargo del especialista en neurociencias Mark Mattson, restringir el tiempo de comida a 8 horas máximo, frente a 16 de ayuno, tuvo un impacto considerable en la calidad de vida de sus pacientes, principalmente por beneficiar la resistencia a la insulina y segregar menos substancias que inflaman el organismo. El reporte indicó que 3 hombres, quienes padecían diabetes tipo 2, fueron capaces de abandonar los tratamientos de insulina.

Por su parte, Jason Fung, especialista en dietas bajas en carbohidratos, ayuno intermitente y pérdida de peso en pacientes con diabetes tipo 2, ha documentado su investigación en el portal de internet Diet Doctor, donde emite una serie de recomendaciones sobre los cambios de hábitos necesarios para realizar esta dieta, así como sus riesgos asociados y precauciones a tomar por parte del personal médico encargado de cuidar a pacientes con diabetes e hipertensión.

Jason Fung pide a los interesados en practicar esta dieta que consulten a sus médicos de confianza antes de iniciarla. Asimismo, advierte que existen riesgos asociados con la toma de medicamentos, sobretodo para regular la insulina, mujeres embarazadas y en periodo de lactancia, y trastornos alimenticios relacionados con la anorexia.

Frente a los beneficios de salud que representa una dieta capaz de regular la insulina, quemar grasas, y reducir la inflamación solo con cambios de hábitos en los horarios de alimentación, el ayuno intermitente se mantiene como un competidor fuerte entre la variedad de dietas en el mercado nutricional. Sin embargo, los especialistas piden no ignorar las precauciones y realizar los cambios de hábitos de manera regulada y escalonada.

 

SaludDiabetesAlimentos

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad



 

Publicaciones más recientes

 

Comunicados de empresas

PRNewswire