VIH Y SIDA: Utilizar el lenguaje correcto para terminar con los estigmas

Ciudad de México  

Autor:

Anna Shvets from Pexel

La manera en como tocamos el tema nos volverá una sociedad más empática

 

Las palabras pueden curar el alma, dar un respiro, consolar, con las palabras ayudar a desahogarse pero también pueden lastimar, discriminar y continuar con estigmas en diversas situaciones. Esto sucede cuando se habla del Virus de Inmunodeficencia Humana (VIH), ya que la gente a veces utiliza expresiones con estigmas, surgidos en la década de los 80 cuando recién comenzaba la pandemia. Es por ello que es importante informarse, pues en 40 años las cosas han cambiado mucho, pero las personas siguen usando las mismas terminologías.

Empezando por lo básico, el término "enfermedad de transmisión sexual" así como el más antiguo "enfermedades venéreas" se descartaron desde 1998 y fueron sustituidos por "infecciones de transmisión sexual" cuyas siglas sonITS, por ello ETS es completamente descartable. Esto se sustenta con la explicación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que algunas infecciones no derivan necesariamente en enfermedades debido a que son consideradas asintomáticas.

Asimismo cuando se usan los términos VIH y Sida (Síndrome de Inmunodeficencia Adquirida) como si fueran sinónimos cuando eso está muy lejos de ser así: Las etapas del desarrollo del virus determinan la denominación de lo sucedido con la persona que vive con VIH. El Sida es la última etapa de la infección y sin un tratamiento puede aparecer en poco tiempo o hasta 20 años después de la infección, por ello una persona que vive con VIH puede no tener Sida.

Una persona viviendo con VIH no está enferma, simplemente el virus se encuentra en su cuerpo; si ha comenzado su tratamiento antirretroviral, la cantidad de virus que existe en su cuerpo es tan pequeña que no tiene la capacidad de transmitirlo a otras personas. Al apego del tratamiento al pie de la letra se le llama "adherencia" y al estado en el cual el virus está en su mínima cantidad se le llama "indetectabilidad".

Cuando se habla de la forma en que pasó el virus de un cuerpo a otro se refiere como "transmisión" y no de "contagio", puesto que la primera palabra conlleva un nivel de responsabilidad de las dos partes sobre la decisión de utilizar preservativo, sea masculino o femenino. El contagio es involuntario y fortuito, aunque ciertamente hay casos específicos como los abusos sexuales en donde sí puede hablarse de contagio.

Un termino utilizado comúnmente para referirse a una persona con VIH es "sidoso", término peyorativo fuera de lugar para el momento en el que vivimos. Es como cuando al principio de la epidemia se le denominó "cáncer rosa" por la creencia de que era una infección exclusiva para los homosexuales. El VIH no distingue géneros, razas ni clases sociales.

Tampoco debe asociarse el vivir con VIH con una vida sexual activa y amplia, incluso en la primera experiencia sexual de la vida es posible adquirir la infección, por lo que llamar "promiscuos" a las personas seropositivas tampoco es admisible. Cuidar las palabras utilizadas a la hora de hablar del tema nos hará convertirnos en una sociedad más empática.

 

VIH/SIDASaludBienestar

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad



 

Publicaciones más recientes

 

Comunicados de empresas

PRNewswire