A 50 años de la masacre en Tlatelolco, México no olvida
My Press

Domingo, 18 de noviembre de 2018

A 50 años de la masacre en Tlatelolco, México no olvida

  ¡2 de octubre de 1968, el día que no se olvida!

Publicado en: Ciudad de México , el por

Foto: Ximena Leyva
Foto: Ximena Leyva
Foto: Ximena Leyva

La Plaza de las Tres Culturas establecida en Tlatelolco ha sido un escenario repleto de muertos y tragedias, como lo fue la invasión española, la masacre del 68 y más adelante el sismo del 85. Este recinto repleto de historia y tristeza, se encuentra prácticamente vacío a no ser que por estudiantes, o personas que viven al rededor (en los multifamiliares de este lugar histórico) crucen por la angosta Plaza, donde se aprecia la iglesia de Santiago construida a principios del siglo XVII o la estela de Tlatelolco, ubicada frente al edificio Chihuahua dedicada a las víctimas del movimiento estudiantil y en donde Roberto Tello va casi a diario a contar la historia de aquel 2 de octubre de 1968... el día que no se olvida.

Roberto Tello, es un químico fármaco biólogo (pero él mismo se considera como un historiador) que quedó atrapado en aquella época llena de desesperanza. Junto con su guitarra le canta a los compañeros caídos además de platicar a la gente que acude a la Plaza lo sucedido en aquella fecha, claro, a cambio de comprarle algunos de los discos que vende.

Al rozar las cuerdas de su guitarra y al son de su voz, Tello explica cómo fue el genocidio, "No fue contra los estudiantes, fue contra toda la gente que simpatizaba con el movimiento" que buscaba un cambio democrático en el país brindado mayores libertades políticas y civiles, así como frenar la desigualdad y la renuncia del PRI (partido que consideraban autoritario).

Días antes de los juegos Olímpicos que se celebrarían en México durante el mes de octubre de 1968, se reunieron miles de manifestantes para dar continuidad a un movimiento estudiantil iniciado el 22 de julio del mismo año por un conflicto entre estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la preparatoria Isaac Ochoterena incorporada a la UNAM, donde autoridades solicitaron a los granaderos detener el enfrentamiento, situación que acabó con violencia física. Este altercado movilizó a estudiantes del IPN, UNAM y algunas organizaciones izquierdistas a marchar en contra de la violencia policíaca.

Mientras Tello relata a orillas de la estela, cuenta que el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz necesitaba concluir el conflicto debido a la cercanía de las Olimpiadas. El historiador relata haber sido una trampa "fue el único lugar que nos dejaron libre y por eso se realizó el mitin en Tlatelolco", los estudiantes éramos soñadores e ingenuos, solo deseábamos un México mejor.

Acompañando los relatos con melodías, Tello, canta historias revelando la verdad de los problemas "Por casualidad estaba el ejército ahí, por casualidad estaba gobernación del otro lado, por casualidad lanzaron unas bengalas, por casualidad se armó una matanza".

"Fue una trampa sucia del gobierno, mordimos el anzuelo, Tlatelolco era el único lugar donde no habría vigilancia. Era una emboscada y no nos dimos cuenta", así relata Roberto Tello.

Esta Plaza ubicada en la delegación Cuauhtémoc no tenía suficiente salidas para escapar, por eso Díaz Ordaz orquestó el ataque cuando empezaba a caer la noche, "en esos tiempos a las 19 horas ya oscurecía y fue justo cuando aventaron la bengala y comenzó la balacera".

Con ayuda de su guitarra, Roberto canta una canción de Enrique Ballesté llamada Canción de Cuna, en donde pronuncia con una voz bien afinada "Al niño que nació en abril, si quieres que sea diferente tendrás que obsequiarle un bello fusil". Tello recuerda el 2 de octubre como una noche infernal, el día donde muchas personas por luchar fueron a la cárcel.

Ese miércoles 2 de octubre fue un infierno para Roberto Tello, así lo cuenta a los visitantes de la plaza , "alcancé a escapar, la mayoría quedaron atrapados. Los granaderos empezaron a disparar mientras los estudiantes armaban barreras humanas. Helicópteros disparaban desde arriba en medio de la barrera, algunos jóvenes aparentaban estar muertos mientras que otros se encontraban sin vida. Los policías y soldados remataron a todos con tiros de gracia en la cabeza con bayonetas, solo para no dejar a ningún sobreviviente".

Durante el 68 era un delito ser joven, dice Tello, "a los poderosos no les gusta los seres libres", México y su gobierno no ha cambiado "siguen espantando a la gente libre".

El 3 de octubre de 1968 en Tlatelolco la plaza amaneció limpia, los periódicos mostraron en primera plana lo sucedido el día anterior, en los cuales las autoridades se justificaban diciendo que fue una petición para ponerle fin a un tiroteo. Algunos testigos afirman que observaron grúas recogiendo a su paso centenares de cadáveres para arrojarlos e incinerarlos.

A 50 años de la matanza de Tlatelolco se desconoce la cifra exacta de muertos y heridos. Durante 1968 el gobierno mexicano manifestó que solo hubo 20 muertos, sin embargo, la BBC de Londres en 2005 sostuvo que las víctimas mortales oscilaban entre 200 y 300.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

Los dos segmentos fintech con mayor crecimiento en Latam

Promociones destacadas del Buen Fin

Juez ordena a la Casa Blanca devolver acreditación a Jim Acosta

Sanciones económicas por asesinato de Jamal Khashoggi

México

¿Te gustó el contenido?