Trump y el fantasma de los errores del pasado

Ciudad de México  

El mandatario podría pagar caras sus acciones

 

El presidente estadounidenseDonald Trump ha sido, cuando menos, un ejecutivo polémico. Más allá de su cuestionable forma de comportarse en eventos oficiales y redes sociales, el dirigente se ha ganado una multitud de rivales y oponentes. Sus más recientes contrincantes son dos fiscales generales, que pretenden juzgarlo por una supuesta violación a la Constitución.

Los funcionarios, pertenecientes al partido demócrata y que ejercen en las localidades de Marylandy Columbia, anunciaron ante medios estadounidenses que buscarían presentar una demandaen contra de Trump por violar una cláusula constitucional que impide al presidente en turno aceptar pagos por servicios, salarios o regalos de gobiernos extranjeros.

A pesar que el mandatario renunció a la dirección de suimperio empresarial a sus hijos mayores, se rehusó a deshacerse de todos los bienes de la compañía. A raíz de esta negación, múltiples organizaciones civiles clamaron que esto podría constituir ungrave conflicto de interés; pues podría atentar contra el principiode que "el presidente debe poner al país, no sus propios intereses, primero".

La denuncia de los fiscales, la primeraque viene de miembros de alguna institución pública (pues a principios de año una ONG de defensa de la ética presentó una demanda similar), podría terminar por resolverse en elTribunal Supremo una vez que procediera el litigio. Si un juez federal aceptara el caso, Trump tendría que hacer públicas sus declaraciones fiscales, que hasta ahora se ha negado rotundamente a revelar.

Las ganancias de sus compañías no es la única preocupación del ejecutivo. De acuerdo a la información de medios británicos y norteamericanos, a la que My Press tuvo acceso, el mandatario buscaríaretrasar su visita a Reino Unido debido a su impopularidady a su temor a que se realicen protestas en su contra durante su paso por el país. En una supuestallamada telefónica privadacon la primera ministra Theresa May, Trump habría remarcado que no realizaría el viaje sino hasta que "el pueblo británico apoye su llegada".

El viaje fue planteado por primera vez hace unos meses, cuando la Casa Blanca propuso pasar por Londresdurante una gira por Europaque el presidente realizará en julio. Sin embargo, la dependencia desechó la idea después que el mandatario expresara sus deseos de mantener el viaje corto, pues su primer recorrido por el extranjero había resultado demasiado "largo y agotador" para el ex-magnate.

Si Trump llegara a ir a Londres, no sólo no contaría con la simpatía del público, sino tampoco con el agrado del alcalde de la capital, Sadiq Khan, a quien criticó e insultó tras el reciente atentado terrorista que sucedió en la ciudad hace unos días; ni de las organizaciones de defensa del medio ambiente británicas, que continúan disgustadas por la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París.

El portavoz de la oficina de la primera ministra británica afirmó quela invitación a Trump continúa en pie, y se rehusó a discutir los supuestos contenidos de una conversación privada entre los dos mandatarios. De acuerdo a las estimaciones de Scotland Yard, la policía metropolitana londinense, al menos 10 mil personas podrían presentarse a protestar en contra de Trumpcuando se realice la visita.

 

ACTUALIZACIÓN(del )

 

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad