Tren Maya: turismo, desarrollo y sustentabilidad
My Press

Viernes, 19 de octubre de 2018

Tren Maya: turismo, desarrollo y sustentabilidad

  Prevén 16 mmdp del PEF 2019 para construcción del Tren Maya, cuyo costo será de hasta 150 mmdp

Publicado en: Ciudad de México, el por

Quintana Roo, Campeche, Yucatán, Tabasco y Chiapas son los estados que conectará el Tren Maya, proyecto cuya construcción podría comenzar en 2019 con 16 mil millones de pesos (mmdp) previstos para ese fin en el Presupuesto de Egresos de la Federación; el costo total podría alcanzar 150 mmdp y se plantea esté listo en cuatro años. Recorrerá los centros arqueológicos mayas más importantes en México y busca beneficiar tanto turismo como sustentabilidad y desarrollo en la zona.

La ruta de 1500 kilómetros trazada para el tren de mediana velocidad (160 kilómetros por hora) pasa por la Selva Lacandona, las costas del Golfo de México y el Caribe mexicano, consta de 17 estaciones distribuidas en los cinco estados y se financiará con inversión mixta (pública y privada nacional, además de extranjera). La obra, que lleva dos años en planeación, priorizará la inversión privada nacional; la nueva administración federal plantea dedicar al proyecto los impuestos recaudados en el sector turístico ahora destinado a promoción turística.

Felipe Carrillo Puerto, Benito Juárez, Puerto Morelos, Solidaridad, Tulum y Bacalar son los municipios quintanorroenses donde se abrirán las primeras licitaciones para las obras de construcción, tentativamente en diciembre de 2018; luego serán Othón P. Blanco, José María Morelos, Lázaro Cárdenas, Cozumel e Isla Mujeres. Una vez concluidas éstas, empresas de Yucatán, Campeche, Tabasco y Chiapas concursarán. Se comenzará con compañías locales, luego estatales y regionales, por último se incluirán las nacionales.

Tres modalidades: traslado de carga, pasajeros locales y regionales (precio más accesible) y turismo de lujo.

Para concretar el Tren Maya, se ejercerán tres derechos de vía: férrea (nacional), carreteras (Secretaría de Comunicaciones y Transportes) y líneas eléctricas (Comisión Federal de Electricidad, CFE). El derecho de vía del tramo Coatzacoalcos-Palenque se mantendrá a fin de analizar en 2019 la futura construcción de una vía de conexión de Coatzacoalcos a Salina Cruz. Las obras serán para construir las estaciones y acondicionar las áreas hoy ocupadas por el tendido de alta tensión de la CFE.

Otros proyectos afines en análisis son: en Tulum y Solidaridad, cambiar todas las torres de alta tensión por cableado subterráneo; en Chetumal instalar talleres de mantenimiento y reparación de la maquinaria, rehacer la vía de Escárcega (Campeche) a Valladolid (Yucatán); hacer a Grupo Aeroportuario del Sureste socio en la construcción de una gran estación central que enlace el Aeropuerto Internacional de Cancún, el Tren Maya y una vía urbana.

Transporte y desarrollo para la región

Facilitará el flujo de turistas nacionales e internacionales (europeos, en especial) hacia el sureste mexicano, que se ve limitado porque el aeropuerto de Ciudad de México es la vía a través de la cual llega la mayor parte de los turistas a estas entidades mexicanas y los vuelos no dan abasto para la oferta hotelera y turística de la zona; hará posible redistribuir los viajeros por la región Maya mexicana. Se proyecta que la derrama económica propia del turismo atraído por el Tren Maya contribuya a detonar el desarrollo económico de la Península de Yucatán y Chiapas.

Bajo el concepto de "museos rodantes", se abordarán aristas culturales, históricas y arqueológicas mayas a través de material de divulgación que contará con la asesoría experta de la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad Autónoma Metropolitana e instituciones de educación superior del sureste del país. Los servicios de lujo, con boletos de hasta mil dólares por persona para todo el recorrido del Tren Maya, incluirán vagones-restaurante y otros servicios propios del turismo de lujo.

Impulsar el ferrocarril en México tendrá adicionalmente beneficios para diversos sectores: servicios como educación y medicina, proveedurías, industria alimentaria, artesanías e intercambio comercial.

Enriquecida, dinámica y renovada experiencia, el Tren Maya consolidará la riqueza turística, arqueológica y cultural peninsular. Asimismo, ayudará a mejorar la seguridad, la conexión, la rapidez y la viabilidad económica de los destinos que serán parte de la ruta, en comparación con otros transportes hoy día en circulación. Con lo anterior, no solo se beneficiará a los turistas, de igual forma se buscará convertirlo en un medio de transporte viable y lo más económico posible para trabajadores que se desplazan entre los diferentes destinos incluidos en el proyecto.

A partir de 2019 comenzará la siembra de 50 mil hectáreas de árboles frutales y maderables, se dará empleo a 20 mil campesinos, ejidatarios y comunitarios. En Tulum y Solidaridad no solo se acondicionarán los espacios para las vías, además se diseñarán e implementarán programas de vivienda destinados a los habitantes de las comunidades actualmente ahí asentadas de manera irregular, en zonas donde no se cuenta siquiera con los servicios públicos más básicos como drenaje.

Sustentabilidad y ecología

No obstante, mucha de la reticencia que se ha ganado el proyecto gira en torno a cuestiones ecológicas y de respeto a las comunidades originarias asentadas a lo largo de la ruta trazada para el recorrido del tren, las autoridades encargadas de administrar las obras aseguran que no habrá grandes afectaciones sociales o medioambientales, ni en propiedades privadas ni en reservas ecológicas. Esto, aseguran, porque la mitad del proyecto se trabajará con derechos de vía del Ferrocarril del Sureste y el resto corresponde a carretera y líneas de la CFE.

Diciembre de 2018 no solo verá el inicio de las licitaciones, también comenzarán los trabajos relativos a cuestiones de planeación en el ámbito estrictamente medioambiental. Habrá un comité técnico que, con base en criterios científicos, recibirá, atenderá y resolverá toda cuestión planteada o sugerida por grupos ambientalistas. Las decisiones acerca de la construcción del Tren Maya serán tomadas de acuerdo con lo determinado por este comité de expertos.

Reducir contaminantes es otro de los beneficios del proyecto, pues las cargas llevadas por el tren le ahorrarán diariamente a la atmósfera emisiones de gases contaminantes equivalentes a las liberadas por alrededor de 50 camiones. A esto se suma el transporte masivo de pasajeros, que también ayuda a disminuir emisiones. Ambientalistas señalan que el tren tiene la oportunidad de convertirse en un medio de conectividad ecológica, si se incorpora tecnología de punta y con alta eficiencia energética.

Sustentabilidad, señalan los ambientalistas, no solo implica cuidar el medioambiente, sus recursos naturales, aprovecharlos de manera adecuada; asimismo se debe hablar de sustentabilidad en términos de amplia distribución de la derrama económica turística, de generación de empleos y explotar la capacidad emprendedora y fomentar el empoderamiento de las sociedades indígenas, llevarles energías limpias y sumarlas a este nuevo esquema de generación, para beneficio propio y del país. Tales son los retos y posibilidades del Tren Maya.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

AMLO promete visas de trabajo para centroamericanos

Fundación de Cáncer de Mama (FUCAM) escandaliza al Senado

Aeroméxico retira aviones y suspende rutas

MiPymes prefieren redes sociales para promocionarse y atender clientes

México Gobierno proyectos

¿Te gustó el contenido?