Inteligencia social aumenta productividad y mejora estrategias de marketing

Ciudad de México  

Introducir inteligencia social a las empresas podría aumentar la producción y ofrecer un trato especializado al cliente

 

Actualmente, la inteligencia social puede ser usada en las empresas para aumentar la productividad de los empleados, mejorar las estrategias de marketing de acuerdo al sector de ventas o llevar un trato más personalizado con el cliente.

El término 'inteligencia social' fue usado por primera vez a principios del siglo XX por John Dewey y lo definió como "el poder de observar y comprender situaciones sociales". A través de los años y con más avances en la psicología, la definición ha ido adaptándose; aunque al final siempre se reitera la importancia de establecer relaciones sociales con los demás.

"The State of Social Intelligence 2019" es un reporte realizado por Social Intelligence Lab y Talkwalker. El reporte fue hecho durante febrero a abril de este año y fueron entrevistados 267 profesionales de análisis de datos sociales alrededor de todo el mundo en cuestión de la inteligencia social y su papel en las empresas.

Los resultados obtenidos dieron como muestra principal el poco conocimiento y casi nula implementación del tema en empresas de diversas industrias, el 52% de los entrevistados no tiene conocimiento de cómo los datos sociales se usan en su organización y el 31% de las organizaciones no tiene una democratización de los datos sociales.

Marianne Hynd, directora de operaciones de Social Media Research Association, mencionó en el reporte: "El resultado nos dice dos cosas. La primera, marketing es la fuerza motriz detrás de la inteligencia social. La segunda, la coordinación de esfuerzos aún no está valorada como una oportunidad para usar inteligencia social e impactar toda la organización - desde marketing de ventas hasta experiencia de usuario -".

Como ejemplo de los beneficios de la inteligencia social está el caso de ASOS, una compañía británica de moda de venta online (eCommerce). ASOS se encuentra en el mercado británico y estadounidense, por lo que buscó la manera de especializarse en ambos mercados. Con inteligencia social se notó la audiencia en Reino Unido como jóvenes estudiantes, mientras la de Estados Unidos tenía mayor interés en celebridades y festivales.

Debido a esta información, ASOS cambió las horas de marketing para su audiencia en Reino Unido y patrocino festivales, celebridades y bloggers para Estados Unidos, con lo cual pudo cambiar su enfoque de marketing y aumentar las ventas, así como dar un trato especializado a diferentes audiencias.

Gracias al reporte de Talkwalker y Social Intelligence Lab puede conocerse que las empresas no están aún preparadas para introducir perfectamente políticas que incluyan inteligencia social. Es necesario realizar más estudios y mayor difusión de los beneficios para poder aprovecharlos.

 

ACTUALIZACIÓN(del )

 

TecnologíaRecursos HumanosEmpresas

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad