Científicos exploran uso de mímica robótica
My Press

Viernes, 15 de diciembre de 2017

Científicos exploran uso de mímica robótica

  Recopilan investigadores y lingüistas "biblioteca" de gestos

Publicado en: Ciudad de México, el por

Los gestos y la mímica son una parte importante de la forma en la cual los seres humanos interactúan entre sí y con el mundo. Con un movimiento de la mano se limpia la mesa o se borran, en sentido metafórico, los pensamientos negativos de la cabeza. Incluso estas acciones han alcanzado a las máquinas y la robótica, pues con el barrer de los dedos se ha vuelto también clave para el uso del smartphone. "Este uso de los objetos está sujeto en la actualidad a una transformación fundamental y a la vez es expresión del cambio social", asegura Ellen Fricke, una lingüista alemana de la Universidad Técnica de Chemnitz, la cual actualmente coopera con científicos de su casa de estudios y del laboratorio de medios Ars Electronica Future Lab en un proyecto con un potencial revolucionario.

En su exposición especial Gestos: ayer, hoy y pasado mañana, actualmente expuesta en el Museo de la Industria de Chemnitz, se explora la relación entre esta mímica y el desarrollo pasado, actual y futuro de la sociedad y la tecnología, particularmente de la robótica. En este proyecto se plantea la posibilidad de, un futuro cercano, responder una llamada telefónica el gesto universal del pulgar y el meñique colocados en la cara como si fuera un auricular tradicional gracias a los avances científicos actuales

Guido Meier-Arendt, un científico experto en interacción entre ser humano y máquina de la empresa de neumáticos y sistemas electrónicos Continental, comenta cómo esta manipulación de los elementos robóticos con mímica puede convertirse en "un valioso complemento además del uso de las pantallas táctiles y los asistentes por voz". Este innovador concepto ha tomado tanta popularidad, que algunas automotoras ya han comenzado a explorar el concepto.

Gracias a los esfuerzos científicos, ya existen gestos como rotar el índice para regular el volumen, cambiar la emisora o rechazar llamadas entrantes deslizando el dedo, asegura Marcus Heinath, de la firma de desarrollo de servicios IAV. También opinó que, hasta ahora, estos gestos se utilizan sobre todo en el segmento de alta gama, como el BMW Serie 7, pero el control por mímica robótica se impondrá igual como pasó con la pantalla táctil. Sin embargo, existen difíciles retos por delante para alcanzar esta realidad.

Algunos científicos expertos han ponderado la dificultad de, en un futuro, establecer una comunicación sin palabras entre los coches autónomos y las personas en un ambiente de tráfico real. Mientras un conductor experimentado sabe estar al pendiente de un peatón quien camina al borde de la calle mientras mira su smartphone, el automóvil autónomo se vería forzado a aprender a interpretar una situación semejante. Incluso, se ha planteado la idea de permitir a las personas a practicar mímica robótica y ordenar al vehículo a parar en un paso de cebra únicamente mediante un gesto.

"El tema clave es ¿cómo sabe el peatón que el automóvil lo ha entendido y parará? La confirmación de que el gesto ha sido entendido será decisiva" -Meier-Arendt, Continental

"En esencia tenemos que enseñar al vehículo a ser un conductor experimentado y a analizar el entorno como una persona; es decir, que desarrolle una comprensión del escenario", asegura Sascha Semmler, director del Programa de Gestión de Cámaras en Continental. A pesar de la complejidad científica de esta mímica robótica, el experto vatacinó el surgimiento de una nueva generación de cámaras las cuales podrían conseguir estos resultados a partir del 2020.

Los desarrolladores quieren usar gestos naturales habituales a las personas. El posible aprendizaje de una especie de nuevo lenguaje de mímica robótica o el uso de gestos los cuales provoquen distracciones durante la conducción son opciones que generan rechazo. Aquí, la investigación científica de Ellen Ricke podría resultar fundamental, pues junto con su equipo consiguió recopilar innumerables datos y filmó en las empresas los típicos movimientos de las manos de cada sector. "Los gestos son archivos culturales de saber", asegura esta lingüista.

Los resultados del proyecto Manuact serán recogidos en un diccionario de gestos en video y un manual para futuras investigaciones científicas enfocadas en la mímica robótica, una acción que podría probarse indispensable para automotoras y desarrolladores quienes en el futuro quieran trabajar con los gestos.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

Neutralidad de la red es respaldada por expertos

Encuentran rastros de meteorito en Escocia

Estados Unidos quiere regresar a la Luna

Abre sus puertas el mayor planetario de América

¿Te gustó el contenido?