Impacto por Covid-19 en salud mental será más largo y profundo que en guerras pasadas

Ciudad de México  

Unsplash

Gran parte de la población necesitará de servicios de salud para la nueva normalidad y superar enfermedades surgidas por la pandemia

 

El impacto en la salud mental de la población mundial por la pandemia de Covid-19 puede resultar aún más drástico de lo pensado. Recientes estudios de Reino Unido aseguran, las secuelas en salud mental serán las más severas desde la Segunda Guerra Mundial. Esta permanencia y aumento de enfermedades mentales subrayan la necesidad de una mejor atención psicológica luego de controlada la pandemia.

Al menos en Inglaterra se predice que 10 millones de personas y 1.5 millones de niños necesiten de nuevos o adicionales servicios de salud mental, según el Centro de Salud Mental. Por estas alarmantes cifras, aunado a las consecuencias sociales y económicas es que el Colegio Real de Psiquiatras predice tan largo efecto de secuelas en la población.

"Esto tendrá un impacto profundo en la salud mental, probablemente sea el mayor golpe para la salud mental desde la Segunda Guerra Mundial. No se detendrá cuando el virus este bajo control y haya pocas personas en el hospital, deben financiarse las consecuencias a largo plazo", declaró Adrian James, presidente del Colegio Real de Psiquiatras.

Diversas los razones dichas por el dr James para este prolongado impacto, desde el distanciamiento social o el miedo a enfermarse, hasta reacciones de duelo complejas por no poder despedirse en persona. También en los pacientes se ven efectos, la quinta parte de los pacientes que recibieron ventilación mecánica desarrollaron trastorno de estrés postraumático (PTSD).

Ya otros estudios e investigaciones se han realizado con la intención de diagnosticar el estado mental de las personas, pacientes y personal de salud. Un artículo publicado por investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología China afirmó, el 38% del personal de salud sufre de diferentes secuelas en salud mental, como depresión o PTSD.

Otro estudio publicado en la revista Psychiatry Research, con investigaciones de diferentes países, encontró prevalencia del 22% por PTSD, 24% por insomnio, 16% en depresión y 15% en ansiedad en la población. Las cifras halladas por el equipo fueron impactantes para la comunidad científica, pues resultan de tres a cinco veces más frecuentes que las reportadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

James, por su parte, hizo hincapié en la necesidad de dirigir los esfuerzos hacia este aumento y permanencia de enfermedades y trastornos resultado de la crisis. Ya que gran parte de la población creerá todo habrá terminado con la vacuna y reactivará su vida social, pero no será tan sencillo o incluso se necesitará ayuda para ello. Personas parte de comunidades vulnerables y minorías como población afroamericana, asiática, LGBTQ+ o discapacitadas requerirán de mayor atención, de acuerdo con el experto.

Si bien la vacuna ofrece esperanza, los efectos de la Covid-19, tanto económicos como psicológicos, serán aún más profundos y duraderos de lo que la población en general considera. Realizar investigaciones y renovar esfuerzos, incluso hacia la salud mental luego de la crisis, serán acciones esperadas por la comunidad científica y los gobiernos.

 

SaludSalud mentalCoronavirus

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad



 

Publicaciones más recientes