Obesidad: avances del siglo XXI en desarrollo del tratamiento ideal

Ciudad de México  

Autor:

La prevalencia de la obesidad aumenta año tras año, las estimaciones globales se han triplicado del 4.3% en 1975 al 13.2% en 2016

 

Investigadores de la División de Diabetes, Endocrinología y Metabolismo de la Escuela Imperial de Londres (Reino Unido) publicaron un estudio donde abordan los avancesalcanzados en el desarrollo del tratamiento ideal para la obesidaden el siglo XXI. Terapias con péptido similar al glucagón tipo 1 (glucagon-like peptide-1, GLP-1) y productos farmacéuticos orientados a mejorar los índices de saciedad y los procesos metabólicos en la ingesta de alimentos se hallan entre los principales avances.

Cada año la prevalencia de la obesidad aumenta, las estimaciones globales se han triplicado del 4.3% en 1975 al 13.2% en 2016. A lo largo del último siglo, señalan los científicos, ha habido grandes avances en el conocimiento de los procesos que controlan el apetitoy la regulación del peso: "La comprensión de dónde encajan lashormonas intestinalesen el control de la homeostasis energética, además del rápido avance de la farmacoterapia, han allanado el camino en el desarrollo de nuevos análogos de la hormona intestinal para conseguirpérdida de peso".

Desde el punto de vista etiológico (estudio de las causas de las enfermedades), la obesidad se deriva de la interacción de múltiples factores genéticos, los cuales sesgan el metabolismo hacia la acumulación de grasa; entran también en juego factores ambientales como el suministro de alimentos de gran densidad energética fácilmente disponibles y las reducidas oportunidades para la actividad física.

Avances del siglo XXI en desarrollo del tratamiento ideal contra la obesidad son:

- Las modificaciones en el estilo de vida, el tratamiento de primera línea para la obesidad, pero existen pruebas de estudios grandes que demuestran solo un beneficio modesto en los resultados. Por ejemplo, el metanálisis de estudios con un mínimo de 1 año de seguimiento demuestra una pérdida de peso a corto plazo de 5 a 9 por ciento y una pérdida de peso a largo plazo de 3 a 6 puntos porcentuales.

- Las opciones para el tratamiento farmacológico de la obesidad se han limitado hasta hace poco a orlistat o tetrahidrolipstatina, un inhibidor de la lipasa pancreática que previene la absorción de grasa en el intestino. La pérdida de peso promedio es de alrededor del 3 por ciento en un año, mas la perseverancia del paciente con el tratamiento es limitada debido a los efectos secundarios no deseados.

- El tratamiento bariátrico de la obesidad se establece como el método más eficaz para obtener una pérdida de peso sostenida. Un estudio reciente a largo plazo (12 años de seguimiento) de pacientes con obesidad grave sometidos a bypassgástrico mostró una pérdida de peso promedio desde el inicio del estudio de 45 kilogramos a los 2 años, 36.3 a los 6 y 35 a los 12.

El GLP-1, generado por la transcripción de un gen llamado proglucagón, es una hormona peptídica de 30 aminoácidos perteneciente a las incretinas y tiene la función fisiológica de estimular la producción de insulina, además de disminuir la producción de glucagón; en las personas, las células L intestinales son las principales productoras de GLP-1, aunque también lo producen las células alfa del páncreas y el sistema nervioso central.

"La terapia con GLP-1 contra la obesidad representa la primera generación de terapias basadas en hormonas intestinales para la obesidad. En la búsqueda de una mayor eficacia que la disponible en la actualidad, parece que se requerirán enfoques dirigidos a mejorar los índices de saciedad y los procesos metabólicos a fin de obtener los efectos óptimos en la ingesta de alimentos y el metabolismo; actualmente hay mucho desarrollo farmacéutico en este sector. Se espera que estos esfuerzos se traduzcan en una herramienta eficaz, bien tolerada, segura e incluso beneficiosa para combatir la pandemia mundial de obesidad", concluyen los especialistas.

La cirugía bariátrica es hoy día el tratamiento más eficaz para la obesidad, intervención cuyos resultados pueden verse incrementados mediante análogos de hormonas intestinales, una adición no quirúrgica muy útil. Sin embargo, la sola aplicación de hormonas intestinales puede no ser suficientemente eficaz; de ahí que se plantee la necesidad de enfoques de combinación a fin de obtener los resultados necesarios para un claro impacto clínico.

 

SaludBienestarCiencia

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad



 

Publicaciones más recientes

 

Comunicados de empresas

PRNewswire