Internet de las Cosas Industrial para redes de suministro digitales más inteligentes

Ciudad de México  

Autor:

El doble digital, la fábrica inteligente y la digitalización estratégica son exitosas aplicaciones del Internet de las Cosas Industrial

 

Cuando se trata de redes de suministro digitales (digital supply networks, DSN), asegura Deloitte, el Internet de las Cosas Industrial (Industrial Internet of Things, IIoT) es el más adecuado para generar valor significativo en las empresas. Existen diversas aplicaciones específicas propias de tecnologías como: doble digital, fábrica inteligente y digitalización estratégica. El IIoT conecta y potencia las DSN, las hace más inteligentes y permite así a las industrias crear y capturar valor dentro de sus redes.

El doble digital o gemelo digital es un perfil en evolución del comportamiento histórico y actual de los productos, activos o procesos; puede utilizarse para optimizar el rendimiento del negocio. A partir de mediciones de datos acumulativos, en tiempo real y en el mundo real, mediante una serie de aspectos, el gemelo digital depende de la conectividad y del IIoT para impulsar la funcionalidad. Impulsar mejoras operacionales, acelerar el rendimiento de la producción y promover la velocidad de comercialización son parte de los beneficios ofrecidos por la aplicaciones de dobles digitales.

Por ejemplo, un fabricante que lo utilice puede predecir con mayor precisión el uso de la capacidad, la factibilidad y las implicaciones de costo de los cambios en la producción: asignar recursos de manera más efectiva, rastrear mejor el movimiento de los productos, comprender el impacto de ajustar su mezcla de productos, estimar con mayor precisión el tiempo de producción y optimizar las decisiones de producción.

Un fabricante podría usar esta innovación del IIoT a fin de simular múltiples escenarios hipotéticos: comparar y planificar mejor, pensando en futuros escenarios. En adición, gran cantidad de datos descubiertos a través de los gemelos digitales asimismo podrían usarse con el objetivo de identificar tendencias en defectos de calidad e identificar las causas de los errores; esto aumenta la capacidad para identificar y eliminar problemas potencialmente costosos.

Las tecnologías de la fábrica inteligente, por su parte, permiten ejecutar un sistema de inteligencia de activos y es una parte integral de las redes de suministro digitales. Si cuentan con un sistema conectado, flexible y de optimización automática, las empresas pueden aprovechar el IIoT con el propósito de ejecutar de manera autónoma procesos de producción completos y conectarse a través de una red más amplia de instalaciones.

Si una organización busca formas de mejorar procesos, la visibilidad del funcionamiento diario dentro de las instalaciones, pero carece de los datos para hacerlo de manera efectiva, puede apoyarse en el modelo de la fábrica inteligente y así fortalecer su desempeño. Supongamos que dicha compañía añade a sus tecnologías conectadas sensores en los bienes clave de su planta; esto le proporciona datos en tiempo real sobre las operaciones de la instalación, incluidas producción e interrelaciones entre activos, empleados y procesos.

Mejor visibilidad, a su vez, ayuda a proporcionar una mayor visibilidad de la disponibilidad de los bienes y reduce las variaciones y anomalías del proceso; el resultado es la capacidad de prevenir posibles problemas de producción, medioambientales, de salud y seguridad. Por otro lado, se faculta a operadores, supervisores y gerentes de planta para tomar medidas que conduzcan a ahorros en mano de obra, materia prima y uso de energía. En suma, esta aplicación del IIoT trae consigo una línea de producción y una fábrica más eficientes y flexibles.

Otra de las aplicaciones del IIoT para crear redes de suministro digitales más inteligentes es la digitalización estratégica. En este aspecto en particular, tomemos el caso de una compañía minera global que desee reducir los costos de mantenimiento, aumentar la disponibilidad de activos y reducir las interrupciones no planificadas mediante la identificación y la resolución de problemas de procesos antes de su surgimiento. En conjunto con un sistema de gestión del rendimiento de bienes, el Internet de las Cosas Industrial permite llevar a cabo una digitalización estratégica.

Agilizar procesos, así como mejorar visibilidad y precisión en general son metas posibles gracias al IIoT: al conectar los activos y aplicaciones críticos, la organización es capaz de usar el sistema para obtener datos sobre el rendimiento de activos, monitorear operaciones remotas y revisar indicadores clave de rendimiento relacionados con salud, seguridad y eficiencia de sus bienes operativos en tiempo real. El análisis avanzado de datos permite crear una imagen holística de los procesos clave, a la par que comprende, predice y optimiza el rendimiento de sus activos sobre la marcha.

Los resultados de esta aplicación del IIoT para crear redes de suministro digitales más inteligentes serían menores costos de mantenimiento, mayor disponibilidad de activos y menos interrupciones. Adicionalmente, la empresa que digitaliza de manera estratégica sus procesos clave, de igual forma puede utilizar los datos obtenidos con fines orientados a tomar decisiones de inversión operativa y de capital más informadas, basadas en los datos más actualizados, así como para analizar, modelar y evaluar la condición del equipo y el desempeño futuro.

 

ACTUALIZACIÓN(del )

 

TecnologíaInnovación

¿Te gustó el contenido?

 

 

Recibe las noticias por correo

Entérate de la economía, noticias internacionales y el impacto en los negocios. Aviso de privacidad