Prestaciones o aumentos: ¿cuál es mejor?
My Press

Lunes, 12 de noviembre de 2018

Prestaciones o aumentos: ¿cuál es mejor?

  Otorga más gratificaciones a tus colaboradores por menos gasto

Publicado en: Ciudad de México, el por

En el aspecto laboral, la remuneración por el trabajo de una persona puede materializarse en dos categorías distintivas: el salario (el cual toma la forma de una recompensa monetaria, con la ventaja de ser utilizada como más le convenga a la persona beneficiada) y las prestaciones (una especie de "ventaja" diferente al dinero, con su respectivo valor, la cual puede ser utilizada solo de una forma muy específica). Cuando un individuo le pide un aumento a su empleador, generalmente lo que se tiene en mente es el primer tipo, pues es mucho más flexible a comparación de la segunda opción. Sin embargo, ¿podría ser ésta última mucho mejor?

Existen varios factores al momento de identificar cuál de las dos opciones resulta más benéfica, tanto para el colaborador como para compañía. Sin embargo, entre los más importantes está el ámbito económico (¿cómo puede el aumento mejorar la capacidad de compra de una persona), el social (¿en qué escala una gratificación es capaz de incrementar las condiciones de vida del trabajador?) e incluso el de negocio (en el nivel compañía, ¿cómo se puede maximizar la felicidad de los empleados y al mismo tiempo minimizar los gastos?). En este sentido, el dinero no siempre es la alternativa más conveniente.

"Hay beneficios para empleados como los vales de despensa, los cuales además de ser de gran apoyo para nuestros trabajadores, también son de gran ayuda para las empresas", comenta Victoria Balboa, gerente de beneficios para empleados de Edenred, en un artículo del blog de la compañía. "Están pensados específicamente para mejorar su calidad de vida, ya que se destina una cantidad exacta para [comprar alimentos". Así, de acuerdo con la experta, se puede tener un impacto directo en el bienestar de las personas.

Para enero de 2018, existían 25 compañías autorizadas por el SAT para manejar monederos electrónicos para vales de despensa

Sin embargo, se cita en el documento, aún existe una cierta noción entre el grueso de la población trabajadora que el mejor beneficio para un colaborador es un incremento a la cantidad depositada cada quincena en la nómina. Sin embargo, esto puede no ser cierto a largo plazo, pues una persona con un sueldo mensual de 20 mil pesos sin prestaciones podría experimentar una calidad de vida menor a comparación de alguien quien perciba 10 mil pero cuente con seguros social, de vida y gastos médicos, así como vales de despensa, vestimenta o restaurante. Por otro lado, también está la diferencia entre el dinero pagado por la empresa y el percibido por el empleado cuando se trata de aumentos monetarios.

De acuerdo con Edenred, para un aumento de 100 pesos directo al empleado, la compañía debe pagar 11.25 por la razón del Instituto Mexicano del Seguro Social, más otros 10.3 por impuesto sobre nómina y para el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores. Por otro lado, la persona debería descontar otros 20 pesos aproximadamente por contribución impositiva, lo cual daría como resultado un desembolso de la empresa de 120 mientras el individuo percibe únicamente el 66% de dicha cantidad. Si esta misma remuneración se diera en la forma de vales de despensa, los colaboradores percibirían los 100 íntegros y sus empleadores deberían pagar únicamente un porcentaje reducido al Servicio de Administración Tributaria (SAT) y una comisión al servicio el cual opere las tarjetas para su uso en la compra de alimentos.

A pesar de la ventaja de los vales de despensa tanto para empresa como para empleado, no se debe de olvidar que la exención fiscal de los mismos tiene un límite, de acuerdo a lo dispuesto por la Ley del Seguro Social. De acuerdo al artículo 27, estas prestaciones no serán consideradas dentro del Salario Base Cotización (SBC) "siempre y cuando su importe no rebase el 40% de la Unidad de Medida y Actualización (UMA)". De acuerdo con el SAT, con un UMA de 89.60 pesos diarios, la cantidad máxima para disfrutar de estos beneficios fiscales en 2018 es de 960.72 pesos mensuales aproximadamente. En cantidades superiores, la diferencia debe de ser agregada al SBC para su cálculo regular.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

China tendrá mayor apertura de su economía al mundo

China como estrategia de diversificación económica para México

Finnovista y BID presentan informe 2018 sobre Fintech

El T-MEC se firmará en el G20 en Argentina

Finanzas personales Empresas Economía

¿Te gustó el contenido?