Presentación: el lenguaje no verbal del éxito
My Press

Lunes, 19 de febrero de 2018

Presentación: el lenguaje no verbal del éxito

  Al momento de encontrarse con un cliente, la primer impresión es crucial para el futuro

Publicado en: Ciudad de México, el por

La relación que tienen las compañías con sus clientes en la amplia mayoría de los casos va más allá de proporcionar un servicio o producto y recibir un pago a cambio. Tener una relación fluida y efectiva es un factor indispensable, conformado por múltiples elementos; pero uno de los más determinantes, especialmente en las primeras semanas o meses de interacción, es la presentación.

Este tipo de lenguaje no verbal es clave para el éxito de cualquier negocio, y este hecho debe ser propiamente comunicado a todos los colaboradores de cualquier emprendimiento. Ya sea porque se buscan inversores para lograr financiamiento, se realizan sesiones de mentoring empresarial, o en el trato cotidiano con las personas; es fundamental para los individuos de una compañía presentar siempre una buena imagen.

"Pensemos en el caso específico de un consultor con la misión de implementar un proyecto en las oficinas del cliente", propone Erika Pérez, Líder de Recursos Humanos en la consultora multinacional BeeckerCo. "Elementos como la vestimenta, el lenguaje y la puntualidad pueden hacer la diferencia entre cerrar un acuerdo y tirar por tierra una idea genial. No importa lo buena que sea la propuesta, los colaboradores son el rostro de la empresa en ese momento y una mala imagen deja mal parada a toda la institución".

El maquillaje para las mujeres y el vello facial en el caso de los hombres también son puntos importantes a recordar

Dominar con éxito el lenguaje no verbal de la presentación es una labor sencilla, pero requiere el cumplimiento de muchas pequeñas tareas, algunas de las cuales se pueden llegar a pasar por alto. Una de ellas es el respeto a la otra persona: nunca interrumpir, apagar el celular, llegar con 15 minutos de anticipación, mantener el contacto visual el 85% del tiempo, evitar bostezar o jugar con plumas o lápices, modular la voz y reflejar una actitud segura y alegre pueden mejorar en gran medida la imagen ante los clientes.

Más allá del comportamiento, se encuentra la parte del aspecto físico. "Lo más importante al momento de elegir la vestimenta, es ser congruente con la idea a transmitir. Si en una reunión con clientes se espera que los empleados sean percibidos como individuos maduros y profesionales, su ropa no puede ser demasiado casual. Por el contrario, si la impresión a dar es de emprendimiento, creatividad e ingenio, un conjunto formal puede resultar contraproducente. Sin embargo, sin importar la situación, la higiene personal no puede faltar bajo ningún contexto", recalcó Pérez.

Otro elemento importante es crear una especie de identidad de marca personal: enseñar a los colaboradores a distinguirse de otras personas con puestos similares en compañías y negocios diferentes. Igualmente, cargar siempre con tarjetas de presentación es una estrategia de éxito, pues pueden utilizarse de forma efectiva y rápida para hacer networking y llamar la atención de forma inmediata. Implementar estas estrategias entre los colaboradores puede traducirse en un uso provechoso del lenguaje no-verbal.

 

 

NOTICIAS DE LA SECCIÓN

Externalidades, economía y medioambiente

México baja 4 lugares en el Índice de Estado de Derecho

5 pronósticos del WEF sobre ciudades del futuro

Fairway Lomas Country Club innova con nanotecnología

¿Te gustó el contenido?