Perder una Final: caso del Atleti y Argentina
My Press

Miércoles, 18 de Octubre de 2017

Perder una Final: caso del Atleti y Argentina

  Atlético de Madrid y Argentina, regresa la película para saber por qué perdieron la final

Publicado en: Ciudad de México, el por

El paso del Atlético de Madrid en la UEFA Champions League se asemejaba a la competencia de hace dos años. Una vez más, el Real Madrid era el rival a vencer; los 'Colchoneros' de Diego Pablo Simeone venían con una nueva técnica que el mismo 'Cholo' había implementado; un método eficaz para apagar el ego y cumplir el compromiso inmediato, dejando atrás cualquier victoria o éxito.

Se mencionaba que este modo de trabajar de Simeone, estilo coaching y programación neurolingüística (PLN), estaba siendo investigado en la Universidad de Harvard, por el buen trabajo que desempeñaba el Atleti en Liga y Champions.

Todo radicó en cómo un cuadro que no es "afamado" por contar con luminarias, como sí las tiene el Fútbol Club Barcelona o el mismo Real Madrid, tenía conectada la mente de todos con la mira en el siguiente partido.


Todo radicó en cómo un cuadro que no es "afamado", tenía conectada la mente de todos con mira al siguiente partido.

Parado defensivo y cerrado, estaba sufriendo la crítica de aquél hincha del fútbol que ama el juego colectivo y dinámico, la explosividad, las triangulaciones y los golazos. No, Atlético no era así. Los dirigidos por el argentino, iban con calma. Como un ser humano en modo ZEN: controlaban al rival hasta el momento oportuno para emprender un contragolpe que sólo Antoine Griezmann protagonizaba.

Llegó el día en que otra vez Atlético de Madrid llegaba a la Final; y también el cuadro merengue. Misma película de hace dos años, aunque nueva locación: Milán, en Italia. La afición notablemente dividida a favor del equipo blanco y de los de Neptuno; el derby madrileño no arrojaba un favorito absoluto; toda vez que Atleti generaba mayor expectativa por el juego milimétrico del 'Cholo'.

La trayectoria de la Argentina del Tata Martino fue simplemente perfecta. La Argentina no perdió ni un solo partido en la edición Copa América Centenario. Era el favorito y el arranque con el mismo Chile generaba confianza.

Perdidos y perdiendo. Al frente, un técnico novato ganaba en ventaja y posesión del balón. Zinedine Zidane, aquél "mago" de la era galáctica del Real Madrid, miraba fijamente a la cancha de San Siro, como decretando que iba a levantar la 'Orejona' ese 28 de mayo de 2016.

Otra vez apareció Diego Simeone con su mente calculadora y realizó un cambio clave de un jugador. Carrasco por Augusto. La modificación fue rotunda en control del balón, aproximaciones, tiros al arco y orden en las líneas.

Diego Simeone perdió una vez más. Perdió en la serenidad que durante todo el año futbolístico transmitió a sus hombres. Por si acaso, la Argentina de Messi volvió a perder una final a manos de Chile y en cancha neutral, exactamente un año después de que ocurriera lo mismo.

La estrategia de pensar solo en el próximo partido le quedó corta al 'Cholo' y no alcanzó. La potencia del equipo de Messi no fue suficiente para alcanzar la mínima diferencia en tiempo reglamentario, ni siquiera con un adversario con un jugador menos. Y habiendo ganado todos los partidos de la copa.

Las historias son similares, pero el Atleti no había logrado lo que si tenía Argentina por excelencia: El peso de la historia.

El peso de la historia juega su papel vital, abre o cierra posibilidades.


 

 

NOTICIAS BREVES

Nombra Mancera nuevo secretario de Ciencia

Celebran a Selena Quintanilla con doodle

Periodista de Panama Papers muere en ataque

IBM utilizaría blockchain para transacciones

¿Te gustó el contenido?