¿Cómo se vigilan los sismos y los volcanes activos?
My Press

Jueves, 17 de Agosto de 2017

¿Cómo se vigilan los sismos y los volcanes activos?

  Monitoreo del terreno para la prevención de desastres naturales

Publicado en: Ciudad de México, el por

Se le conoce como Cinturón de Fuego al área costera del Océano Pacífico, la cual concentra la mayoría de la actividad sísmica y volcánica del planeta. Los temblores, maremotos y explosiones volcánicas más graves de la historia de la humanidad ocurrieron dentro de esta zona de intensa actividad telúrica.

Por esta razón, el monitoreo de los principales volcanes y fallas sísmicas en los países con costa a este océano es una tarea primordial, que puede significar la diferencia entre la vida y la muerte de cientos o miles de personas en caso de una catástrofe. Esta vigilancia requiere el uso de centenares de dispositivos de análisis, que deben estar en constante comunicación con una central de inteligencia para comparar la información y determinar el estado de la zona.

Sea actividad volcánica o sísmica, debe haber varios dispositivos que revisen cada zona de potencial peligro, con el fin de comparar la información y realizar predicciones y alarmas más precisas. Esto no sólo implica que el intercambio de datos no puede interrumpirse, sino que la transmisión de los mismos debe ser rápida; pues en caso de emergencia, un par de segundos pueden hacer la diferencia.

El monitoreo de las áreas propensas a temblores y de los volcanes activos del planeta requiere el uso de complejas redes satelitales

Es por eso que una gran cantidad de naciones latinoamericanas han instaurado sistemas nacionales para la vigilancia de eventos telúricos. En Colombia, el Servicio Geológico Colombiano revisa continuamente el estado del volcán Galeras; en Perú, Chile y México, sus respectivos sistemas y centros de detección sísmica están pendientes para reportar la ocurrencia de temblores; mientras que el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales vigila una multitud de volcanes, epicentros y calderas naturales de gases nocivos.

Estos sistemas de vigilancia funcionan a través de redes satelitales, en las que los dispositivos en tierra recopilan datos acerca del área en la que están instalados. Posteriormente emiten esta información a los satélites de los centros e instituciones de monitoreo, que se encargan de compilar y cotejar la información para así comprender el estado de la zona de la mejor manera posible.

La comunicación satelital, además de ayudar a la prevención de desastres naturales, también tiene otras aplicaciones. Aparte de lograr la transmisión de información a algunos de los lugares más recónditos y difíciles de acceder en todo el planeta y más allá, la red satelital es indispensable para los servicios de geolocalización y son usadas por agencias gubernamentales tales como la NASA.

 

 

NOTICIAS BREVES

NASA muestra imágenes de Júpiter

YouTube introduce nueva métrica

HBO publica episodio por error

Nokia regresa a México con nuevo smartphone

¿Te gustó el contenido?