La culpa y los caminos que te conducen al pasado
My Press

Sábado, 23 de Septiembre de 2017

La culpa y los caminos que te conducen al pasado

  La culpa y los caminos que te conducen al pasado

Publicado en: Ciudad de México, el por

La culpa y los caminos que te conducen al pasado
La culpa y los caminos que te conducen al pasado
La culpa y los caminos que te conducen al pasado

Una persona que se siente culpable se convierte en su propio verdugo”, decía, el filósofo, orador y escritor romano, Seneca. La culpa es uno de los sentimientos con los que se permite manipular a los demás y que se ha convertido en una especie de control social para nos portemos bien. O quizás es una forma de autocontrol con un costo demasiado elevado.

En las sesiones de coaching, uno de los temas que aflorará es el del sentimiento de culpa, que, aunque suene raro, es natural en la existencia humana, habitar esa emoción. No obstante, lo que no es tan sano es darle tanto poder, cuando la situación no lo amerita. Con esto no quiero decir, que no haya una línea ética.

Algunos psicólogos y expertos hablan de que la culpa busca castigo. Así que, si una persona se siente culpable, su subconsciente (parte de la mente que graba todos los sucesos de un ser humano y que alberga las experiencias vividas desde los ceros hasta los siete años) buscará la manera de generarle situaciones que confirmen que se merece el castigo.

Es tan horrible, sentirse malo, inadecuado, o ruin que evitamos cometer cualquier cosa socialmente reprobable para eliminar el sentimiento de culpa que aparecerá aposteriori. El resultado es que te portarás bien y hasta quizás seas un modelo a seguir con tal de evadir ese terrible remordimiento que hará que te percibas como el peor de los villanos”, como lo explica mi amigo, el psicólogo Walter Riso.

La culpa te susurra por lo bajo: "no estuviste a la altura, eres indigno, solo mereces lo peor, has traicionado los valores que te inculcaron, se esperaba otra cosa de ti, eres malo”. Es más, los padres son unos genios para instalarle el sentimiento de culpa a un niño, cuando se porta inadecuadamente mal, porque ha hecho una pataleta, que, para manejar al pequeño, le dicen: si te sigues portando mal, no te dejaremos ver los videojuegos, u otras frases manipuladoras. La lista es interminable.

La autoevaluación que surge de semejantes acusaciones es mortal para la autoestima, cuya sentencia es: “He fallado como persona”. ¿A quién se supone que les has fallado? La culpa no deja títere con cabeza: a ti mismo, a tus ancestros, a tu familia y a tu patria, a tus amigos en fin…

Recuerdo el caso de un ejecutivo con grandes cualidades y valores que lo acompañaba un sentimiento de culpa, constante. Se sentía culpable de lo que decía y no decía. Al trabajar descubrió que cuando era niño recibió muchas críticas de su madre y que esas voces aún de manera inconsciente retumbaban en su mente, como fantasmas. Comprendió que su esencia era única, que era un ser valioso, digno, útil y transcendente. Durante el proceso de coaching realizó un serio trabajo con su niño interior e hizo conciencia del poder del perdón, consigo mismo.

Aprendió auto observarse y transformó su paradigma. Como bien lo dice, Riso, “látigo en mano el que se cree culpable va por la vida, lastimando su esencia hasta aniquilarla” y por ende aniquilando la de los otros.

Así las cosas, es saludable evaluar y asumir una responsabilidad adaptativa (equilibrada, racional y constructiva) o culpa (excesiva, originada en el miedo y orientada a castigarse uno mismo).

Esta responsabilidad adaptativa implica aceptar el error o la falta, buscar la reparación del daño y actuar con empatía y preocupación honesta hacia el damnificado. La reparación es la responsabilidad adaptativa, es mucho más que pagar por el error, explica el psicólogo Riso. La consigna de una responsabilidad sana: “acepto mi responsabilidad, pero no me destruyo, no me insultó, no denigro de mi valía personal”.

Cuando en realidad tengas la intención de lastimar a alguien, entonces busca ayuda profesional y asume la responsabilidad de someterte a la justicia. Acá estamos hablando de aprender de los errores.

Artículo compartido por Planetacoaching.com, escrito por Giovanna Fuentes (Coach y Periodista).

 

 

NOTICIAS BREVES

Comienza el protocolo de revisión tras sismo

Roban donaciones destinadas para Morelos

Argentinos en el sismo de la CDMX

Google activa 'mapa de crisis'

culpaaprendercoaching

¿Te gustó el contenido?