¿Cómo pasar del papel a la pantalla sin morir en el intento?
My Press

Viernes, 18 de Agosto de 2017

¿Cómo pasar del papel a la pantalla sin morir en el intento?

  Características de una adaptación cinematográfica exitosa

Publicado en: Ciudad de México, el por

La naranja mecánica (1971), El Padrino (1972-1974), El club de la pelea (1999); todas comparten dos características: están consideradas como grandes exponentes del cine, y son adaptaciones de obras literarias.

Actualmente, muchas películas utilizan las tramas e ideas de las obras literarias. Las razones varían: satisfacer la necesidad de nuevas producciones, obtener parte de las ganancias de una historia exitosa, búsqueda de prestigio cultural o artístico.

Independientemente de la explicación, una adaptación cinematográfica no es tarea sencilla. Si bien hay altas recompensas cuando se triunfa, como sucedió con Harry Potter (2001-2011), el esfuerzo también puede resultar en un fracaso crítico de las dimensiones de Dorian Gray (2009). Muchas veces esta diferencia recae en un simple pero importante detalle: la extensión.

"El cine es, por naturaleza, corto y conciso; mientras que la literatura alimenta la historia con descripciones y escenas extensas", comenta Amérika Moreschi, productora y guionista cinematográfica. "Por el tiempo limitado del cine, siempre se tendrán que eliminar sub-tramas, personajes y escenas. La clave está en diferenciar los elementos que dan sentido a la historia original, y aquellos de los que se puede prescindir".

A pesar que el cine y la literatura compartan ciertas características, son disciplinas artísticas distintas, cada una con un lenguaje propio

La música también es una herramienta importante de las adaptaciones cinematográficas. Las novelas y los cuentos no pueden transmitir musicalidad, mientras que el aspecto sonoro es clave para el cine. Con esta herramienta las películas pueden transmitir sentimientos o emociones rápidamente, aún si en ocasiones el resultado no es el que se esperaba.

Aún si un guionista consigue capturar fielmente el sentido de una obra literaria, y la reduce a sus componentes mínimos con ayuda de una selección cuidadosa de elementos fundamentales y construcción sonora, existe una última consideración que puede definir el éxito o fracaso de la adaptación.

"Una película debe tener un final concreto, independientemente de la naturaleza del material original", apunta Moreschi, "Mientras que la literatura puede presentar al lector con un final ambiguo, son pocas las películas que pueden hacer esto. El cine debe resolver, cuando menos, los conflictos que presenta al principio de la trama; y esta regla se extiende a las adaptaciones cinematográficas".

Adaptar una obra de la literatura al cine es todo menos una técnica probada. Independientemente si el guionista es el autor del material original, un fanático o un completo desconocido, no hay forma de asegurar el triunfo de una adaptación cinematográfica. La mejor recomendación es seguir tratando hasta que el guión no sólo pueda transmitir una sensación similar al original, sino que pueda mantenerse por sí mismo como una obra artística con buenos estándares cinematográficos.

 

 

NOTICIAS BREVES

Robots sacerdotes en Japón

Motorola patenta función innovadora

Microsoft Office también tiene su campeonato

Microsoft apoya a personas con problemas de visión

¿Te gustó el contenido?